(semisquare-x3)
Lin-Manuel Miranda posa para el lente de Prensa Asociada en noviembre, (AP)

Ante la controversia surgida por la sorpresiva mudanza del musical "Hamilton" del Teatro de la Universidad de Puerto Rico al Centro de Bellas Artes (CBA) de Santurce, el dramaturgo y creador de la pieza, Lin-Manuel Miranda, aseguró que no tiene motivos ulteriores con la presentación de la obra en isla más allá de ayudar como mejor puede.

"No tengo una agenda para Puerto Rico más allá de que quiero que se sientan orgullosos de mí. Todos mis esfuerzos aquí son solo para ayudar a la isla de la mejor manera que sé", expresó Miranda en una entrevista con The New York Times publicada este miércoles. 

El medio estadounidense acompañó al también actor del filme "Mary Poppins Returns" durante una visita reciente a Puerto Rico, haciendo paradas en Vega Alta, pueblo natal de su padre (Luis Miranda) y donde pasaba los veranos durante su infancia; en un cafetal en Jayuya, como parte de sus esfuerzos para ayudar a revitalizar la industria cafetera; y en el reconstruido Teatro de la UPR, antes de la inesperada movida del evento que ahora se celebrará del 11 al 27 de enero en el CBA. 

La producción decidió mover "Hamilton", premiado musical en el cual Miranda volverá a asumir el rol principal para la funciones en la isla, del Teatro de la UPR el viernes pasado debido a preocupaciones con la seguridad. 

El Teatro aún se verá beneficiado por los fondos que obtenga la Fundación Flamboyán para las artes, creada por Miranda para apoyar instituciones y grupos artísticos, así como artistas, músicos, galerías y otros.

La decisión estuvo atada a la carta que le envió Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (Heend) a Miranda, en la que advertían que la obra se podría afectar por manifestaciones ante la complicación en las negociaciones del convenio colectivo con la administración universitaria.

Horas antes de la noticia sobre la mudanza, la Heend prometió no manifestarse durante las fechas del musical. 

Esta no es la primera controversia que enfrenta Miranda, de 39 años, sobre sus posturas acerca de crisis fiscal en Puerto Rico.

En el 2016, Miranda mostró su apoyo a la Ley PROMESA, provocando una ola de críticas. 

El año pasado, cinco estudiantes invadieron un escenario en una sala del Recinto de Río Piedras donde Miranda participaba de una sesión de preguntas y respuestas. 

"Lin-Manuel, nuestras vidas noson tu teatro", leía una de las pancartas. 

Una de las manifestantes fue Ruth Figueroa, entrevistada para el artículo de The New York Times. 

"Los únicos artistas y personas que se benefician de 'Hamilton' son la élite, colonos blancos norteamericanos, la burguesía adinerada y aquellos que participan y aspiran activamente a ser opresores. Como un latino, debe estar más consciente de quién fue Hamilton - glorifica a una persona que representa opresión. Pudo hacer un espectáculo de Harriet Tubman", expresó Figueroa. 

El diario también se reunió con 14 estudiantes de música y teatro del recinto riopedrense, quienes demostraron tener sentimientos encontrados sobre la obra y su creador. Se mostraron agradecidas con Miranda a la misma vez que expresaron resentimiento por los beneficios que ha recibido el musical cuando sus respectivos departamentos en la UPR enfrentan cortes presupuestarios, además de no recibir oportunidad para trabajar en la producción del espectáculo. 

Posteriormente, a cuatro de los estudiantes se le ofreció un internado sin paga con la producción. 

Miranda ha expresado un cambio de postura en torno a PROMESA y ha señalado que apoya el perdón de la deuda de Puerto Rico. 

"Creo que la crítica de todo lo que vino después es válida, pero también, en aquel momento, no vi otras opciones", indicó el actor con respecto a su apoyo inicial a PROMESA.



💬Ver 0 comentarios