Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 Leer es un placer genial que puede ser sensual. Vemos lo que no hemos mirado; oímos lo que no hemos escuchado; sentimos lo que no hemos experimentado y a veces también lloramos por lo que no hemos padecido. La lectura de ficción nos sustrae del entorno y nos ofrece alternativas de vida que nos enriquecen. La no ficción suscita epifanías y amplía nuestros conocimientos e información.


💬Ver 0 comentarios