Delgado promueve esta iniciativa como método de terapia, ya que ayuda a manejar los sentimientos y preserva para el futuro vivencias que no debemos olvidar. (Archivo / Shutterstock)

En momentos como el que vive el país actualmente, escribir puede ser una gran fuente de entretenimiento, aprendizaje y desahogo. Un antídoto para la soledad o una manera diferente de conocerte y navegar el espacio cotidiano que quizás pocas veces te detienes a mirar.

Pero escribir también puede ser intimidante, una práctica que muchos asocian más con el rigor que con la diversión. ¡Yo no puedo escribir ni un párrafo!, dirán algunos.

La tallerista de escritura y periodista Gloribel Delgado Esquilín se ha propuesto demostrar que esta premisa no es cierta. Por el contrario, darle rienda suelta a la imaginación a través de las palabras es una actividad para todo el mundo, para todas las edades y puede ser tan ameno como dibujar o bailar.

Como parte de su interés por lograr que más personas disfruten de los beneficios de la escritura, Delgado comenzó a ofrecer el sábado entre 10:00 y 11:00 a.m., talleres de escritura gratuitos a través de un canal de YouTube con su nombre que había creado hace algún tiempo y no solía utilizar mucho. Además, creó en Facebook la comunidad Escribir desde el a-isla-miento, donde comparte información de las sesiones diarias y enlaces de interés para sus seguidores.

El esfuerzo surge como una alternativa de acompañamiento en momentos cuando la rutina cotidiana ha cambiado a causa del toque de queda impuesto por el gobierno para enfrentar la pandemia del COVID-19.

“Esto lo empecé a hacer porque yo doy talleres de escritura creativa en Café Arrope casi todos los meses. En marzo tenía programado uno que no se pudo dar y está todo el mundo pegado viendo qué hacer en la casa. Yo tenía un canal de YouTube y nunca había hecho algo así. Aunque no quede perfecto, es algo para que la gente se motive”, explicó la también artesana.

El interés que generó la propuesta fue inmediato. En cuestión de minutos, cientos de personas comenzaron a observar el curso y a escribirle preguntas, comentarios e inquietudes desde Argentina, España, Perú, Estados Unidos y, por supuesto, Puerto Rico.

A Delgado le interesa promover que las personas puedan contar sus experiencias acerca del momento histórico que está ocurriendo. Esto sirve de terapia, ayuda a manejar los sentimientos y preserva para el futuro vivencias que no debemos olvidar. Cuando pase la pandemia, incluso se podrían recopilar los relatos en un libro.

Entre los ejercicios que ha demostrado Delgado Esquilín se encuentra la escritura veloz, que consiste en escribir sin prestar atención a ninguna regla, simplemente dejando que las palabras fluyan en total libertad.

“Otra cosa es que hago son ejercicios con lado derecho del cerebro, que es el que domina las emocione y accedes dibujando, escribiendo con la mano no dominante”, comentó al adelantar que estará integrando el dibujo en sus sesiones, además de la escritura a partir de la fotografía, el movimineto y algunas técnicas de mindfulness.

Delgado también comparte con sus estudiantes lecturas interesantes que pueden inspirar el proceso creativo. Los talleres se llevarán a cabo entre 10:00 y 11:00 a.m. hasta el 28 de marzo, pero podrían extenderse si el periodo de cuarentena se amplía.


💬Ver 0 comentarios