La propuesta es una especie de libro vivo, que se compone de poemas e imágenes que dialogan con el entorno urbano. (Suministrada)

“Lo que nosotros hacemos aquí es más que vender cosas”, le dijo una tarde el placero Luis Ojeda a la escritora Mayra Santos-Febres, mientras esta hacía un recorrido por la Plaza del Mercado, en Santurce, junto al artista visual José Arturo Ballester.

Con esa oración, el placero le entregaba a la autora la llave para adentrarse en este espacio de múltiples significados e historias. Santos-Febres y Ballester llevaban semanas conversando con residentes de la zona como parte de su trabajo para la quinta edición del programa artístico/comunitario “El MAC en el barrio: de Santurce a Puerto Rico”, que realiza anualmente el Museo de Arte Contemporáneo (MAC).

Ballester se había acercado al espacio del vendedor atraído por un altar de la Virgen de la Caridad del Cobre, donde se funden diversas tradiciones que abundan en el Caribe. Mientras el artista retrataba, Santos-Febres aprovechó para conversar con don Luis, quien no dudó en compartir con ella uno de varios secretos que guarda este espacio de continuo movimiento.

Ese intercambio con el comerciante le sirvió a la escritora y al artista visual para comenzar a darle forma a la instalación artística “Ofrendas de luz”, que se presentará este viernes, a las 7:00 p.m., en la sede del MAC, ubicado en Santurce. La propuesta es una especie de libro vivo, que se compone de poemas e imágenes que dialogan con el entorno urbano santurcino, el cual es convertido en bosque, en costa, en una segunda naturaleza.

Con este proyecto los artistas ahondan en la memoria de la comunidad Campo Alegre, recordando que San Mateo de Cangrejos (lo que ahora es Santurce) fue la primera gran urbe de la zona metropolitana donde se integraron los trabajadores que provenían de los campos con los afrodescendientes que fundaron la ciudad.

“Este caballero es de Adjuntas y yo soy de Carolina y esta comunidad unifica esas dos poblaciones puertorriqueñas. La población de la costa y la población del campo están conectadas en esta Plaza del Mercado”, compartió Santos-Febres.

La escritora realizó durante más de un mes varias entrevistas a vecinos de la zona para conocer sus historias y la de su barrio. En el trayecto descubrió mitos y secretos, leyendas, que le sirvieron para desarrollar 13 poemas y ocho relatos, algunos de los que compartirá este viernes con el público.

“Hay muchas historias, pero también hay muchos secretos compartidos. A mí me gusta mucho hacer entrevistas para hacer arte, para de ahí sacar unas ficciones. De esas ficciones salieron como unos retratos de una gente que yo le fui contando a José Arturo”, relató la escritora sobre el proceso creativo.

El artista visual, por su parte, explicó que fue construyendo imágenes partiendo de esas experiencias, pero también reflexionando sobre el Caribe y lo fractal. “Después del huracán María me quedé sin trabajo como diseñador gráfico y me fui a trabajar en construcción en Saint Thomas. Allí tuve la experiencia de descubrirme como caribeño. Cuando llegué aquí empiezo a conversar con Mayra sobre ese concepto de Caribe, sobre la imagen del Caribe, los colores, la cuestión de los fractales y cómo se ve en la naturaleza, porque las islas, las Antillas, son una especie de fractal. De ahí surge la idea de hacer un homenaje a nuestra gente, a estos guardianes de la memoria, como les dice Mayra a estos placeros”, dijo José Arturo Ballester sobre sus instalaciones visuales impresas en tela de 25 pies de largo por cinco de ancho, donde se aprecian retratos hasta provocadoras imágenes donde lo natural y lo tecnológico se funden en un solo paisaje.

Mayra Santos-Febres precisó que este proyecto intenta crear, desde la dimensión cotidiana, una experiencia caribeña, reconociendo ese imaginario que está presente en la comunidad.  “Qué más nos tiene que pasar para reconocer la magia vinculatoria del Caribe en donde es la comunidad la que habla, a través de sus acciones y sus conexiones con lo natural y con lo tecnológico. La tecnología no es mala pero la naturaleza no es primitiva. Nosotros somos las dos cosas. Por eso me gustó mucho el trabajo de José Arturo porque trabaja ambas”, reveló Santos-Febres sobre este proyecto para el que creó poemas que cataloga más como “conjuros, oraciones, que quieren participar de ese espacio resignificado de lo que son las conexiones”.

“Ofrendas de luz”, agregó, es un homenaje a la memoria comunitaria de los residentes de Campo Alegre que, como dijo, “nos ilumina el camino recorrido y el por recorrer”.

La propuesta se presentará este viernes en el MAC y el 18 de octubre pasará a la Plaza del Mercado en Santurce, donde los artistas estarán proyectando las imágenes y los poemas en uno de los “billboards” del área. En este mismo espacio publicitario pasarán un vídeo breve sobre la historia de la plaza. Otro proyecto que tienen pensando es hacer realidad el sueño del placero Carlos Díaz Aponte, quien desde hace años desea que el segundo piso de la plaza se utilice como una galería para narrar parte de la fascinante historia de esta comunidad.


💬Ver 0 comentarios