Un centro turístico en Patillas es uno de los lugares visitados por el fotógrafo. (Cortesía de Herminio Rodriguez)

Están por todos lados, usualmente son enormes y entre sus paredes de cemento se encuentran historias de todo tipo. Nadie parece mirar mucho o detenidamente a los edificios abandonados. Nadie, excepto Herminio Rodriguez.

Casi todos los domingos al amanecer, muchas veces acompañado, otras solo, pero siempre con sus cámaras, el fotógrafo emprende rumbo a algún pueblo de la isla para documentar cuidadosamente alguna estructura en desuso, como parte del proyecto fotográfico “Osamenta”.

Aunque esta rutina se ha detenido debido a la pandemia de COVID-19, Rodríguez ya tiene acumuladas más de 50 imágenes, tomadas en alrededor de 35 pueblos de la isla. Una vez el país regrese a la normalidad, continuará este viaje, que comparte con los seguidores de la cuenta Osamenta Puerto Rico en Instagram y en su página de Facebook.

La idea de “Osamenta” empezó a rondar la imaginación del fotógrafo entre 2015 a 2016, cuando escuchaba las discusiones en los programas radiales sobre los temas de siempre: lo mal que se encuentra el país, los problemas con la economía y las dificultades para salir de ese hueco.

De repente, en sus viajes cotidianos empezó a fijar más su atención en las manifestaciones físicas de esas situaciones. Fábricas, negocios, complejos turísticos, almacenes y otros espacios que un día fueron símbolos de progreso económico hoy son el recuerdo del fin de una era, de un proyecto de país o intento de; quizás un sueño personal que quedó inconcluso o el fracaso de una inversión.

Con este pensamiento muy presente, un día decidió irse a Vega Baja, donde hay una gran concentración de industrias abandonadas después de la eliminación de los incentivos de la Sección 936. Junto a él estaba un amigo poeta que entonces documentaba los textos escritos en paredes y estructuras del entorno público. A partir de esa expresión espontánea de la palabra escrita en el entorno construido -que a su vez no puede existir sin el mismo- Rodriguez pensó que podía desarrollar una propuesta para descubrir los lugares abandonados desde sus entrañas.

“Los espacios interiores se muestran como detenidos en el tiempo. Pero es el tiempo justamente lo que a su vez asegura el deterioro y la transformación de estos espacios. Con este proyecto fotográfico propongo una exploración visuala modode una arqueología visual del progreso”, explicó Rodriguez en la exposición de motivos de su proyecto.

Curiosamente, la pandemia global de COVID-19 traerá una nueva dimensión a esta exploración, debido al impacto económico que supone esta emergencia de salud pública para la isla.

El trabajo que el fotógrafo continuará realizando una vez culmine la cuarentena comienza con la búsqueda de los edificios en diferentes excursiones que realiza alrededor de la isla. Una vez identifica los que le interesa documentar, planifica la hora indicada para regresar a retratar utilizando casi siempre la luz natural. Le interesa capturar estampas que congelen la inmensidad del espacio sin que se pierda el detalle.

Cada visita es una experiencia sorprendente. Rodriguez ha encontrado cosas tan inesperadas como un altar adentro de un almacén convertido en pista de 'skateboarding', gente viviendo en hoteles en desuso o una escuela mantenida por vecinos de la zona para que no se convierta en un hospitalillo.

View this post on Instagram

San Juan, Puerto Rico, 7:00am. Hotel Normandie: Su grandeza me hizo visitarlo dos días. Un poeta y un abogado me acompañaron en días separados. Hubo encuentros diferentes, con "residente" y "desarrolladores". Sigue abandonado. Foto @hermrodz #osamentapr #osamenta #abandonedpuertorico #abandonedphotography #abandoned #abandonedarchitecture #abandonedbuilding #urbanexploring #abandonedplaces #forgotten #abandonedseekers #abandonedafterdark #decaynation #grimenation #decay #architecturephotography #ruins #forgottenplaces #abandonedworld #allabandoned #abandonedglobe #urbanexplorer #abandonedcreeps #urbex #puertorico #travelphotography #nikonusa #photography #nikonlens #abandonedhotelindustry

A post shared by Osamenta Puerto Rico (@osamentapr) on

Además de ir mostrando su trabajo en las redes sociales, el fotógrafo proyecta realizar una muestra que presente una gran cantidad de imágenes en diferentes formatos, organizada de manera tal que los visitantes sientan que entran a un entorno totalmente distinto, como si de golpe constataran que todo ese abandono convive entre nosotros día tras día.

Además, está trabajando en animaciones que permitan ver las imágenes de manera tridimensional.

Para Rodríguez, todo este esfuerzo no necesariamente busca identificar soluciones sino "develar la masividad del problema del abandono".

Las fotografías obligan al espectador a fijarse en un problema que no todos quieren mirar.


💬Ver 0 comentarios