Repasamos la increíble carrera de esta directora y dramaturga.

La directora y dramaturga puertorriqueña Victoria Espinosa, quien falleció el pasado sábado a los 97 años, es considerada la decana del teatro puertorriqueño y un pilar importante en la historia del desarrollo del teatro en el Puerto Rico moderno.

Por todo el trabajo realizado, Espinosa fue reconocida en múltiples ocasiones, tanto a nivel nacional como internacional. Muestra de ello fue cuando en el año 2000 nombraron el Teatro Music Hall, en Santurce, como la Sala Experimental Victoria Espinosa.

A continuación, algunas de las reacciones:

Dean Zayas, director y profesor de teatro

“Creo que el legado más importante que deja Victoria Espinosa está en sus libros y las investigaciones que hizo. Ella era la reina y reinó por muchos años. Fue profesora de todos nosotros y fue la primera que creó un teatro dirigido a los jóvenes, la Comedieta Universitaria. Sus trabajos sobre Federico García Lorca fueron estreno mundial en la isla. Su legado mayor fue su compromiso serio con la educación y esa entrega total. Estoy totalmente desconsolado”.

Juan González Bonilla, fundador junto a Joseph Amato, de Producciones Candilejas y discípulo de Victoria Espinosa

“Fue mi primera maestra de teatro y dirigió más de diez obras de teatro de Producciones Candilejas. Fue una mujer maravillosa, muy estricta, cariñosa y batalladora por el teatro puertorriqueño. Los inventos de ella eran como un tripeo, eran geniales, le fascinaba el surrealismo. Fue una mujer que tuvo el toque del flautista de Hammelin, porque quien la conocía, continuaba detrás de ella. Dejó un pueblo completo de hijos que la recodarán para siempre porque nos amamos intensamente. Se fue una estrella del teatro, un baluarte, una mujer creadora, enamorada de la vida y de su trabajo”.

Johanna Rosaly, actriz

“Hoy digo adiós a mi amiga Vicky. Cada vez que escuche ‘La Cabalgata de las Valkirias’ pensaré en ella. ‘Se quema la casa... Se quema la casa...’”.

René Monclova, actor

“Victoria es una figura muy importante enel teatro puertorriqueño del siglo XX. Mi primera experiencia con ella fue con la obra ‘Sacrificio en el Monte Moriah’, de René Marqués y de ahí en adelante seguí colaborando con ella en varios proyectos Victoria siempre era maestra y una luchadora por los derechos de los artistas puertorriqueños. Hasta el final ella estuvo luchando por lo que entendía era lo correcto y en defensa de la cultura y los artistas. En los últimos dos o tres años un grupo de compañero fue a darle una parranda y como estaba un poco alejada de lo que estaba pasando en el teatro y le contamos que el Departamento de Educación había enviado una circular para impedir que los estudiantes de escuela no salieran de las escuelas para ir al teatro y eliminando fondos para las funciones estudiantiles de teatro y ella no entendía cómo no nos habíamos levantado a protestar. Nos dijo que había que hacer un piquete y decirles que eso no se podía hacer, que tenía que respetar a los maestros de teatro y de arte. Nosotros le decíamos que no era tan fácil, pero ella decía que era tan fácil como ir allí y decirles que no se le podía quitar a los estudiantes el derecho de ir al teatro porque eso era fundamental para un pueblo sano”.

Myrna Casas

"Vicky no solo fue mi gran amiga, fue quien me inspiró para escogiese estar en este maravilloso mundo del teatro. Colaboré con ella como vestuarista de la Comedieta Universitaria. También dirigió mi primera obra. Maestra y mentora de muchos. Nunca la olvidaremos".

Jacobo Morales, actor, cineasta y dramaturgo

“Tuvimos la oportunidad de conocer a Vicky en la Universidad de Puerto Rico.  Desde el comienzo nos atrajo su simpatía natural, su sensibilidad, y su pasión por las artes escénicas. Además tuve el privilegio de ser dirigido por ella en varias obras teatrales. A sus conocimientos y su talento se unía su capacidad para comunicarse con todos los que interveníamos en la producción. Lograba que prevalecieran, tanto el entusiasmo como la disciplina, y que disfrutáramos a plenitud de la faena que estábamos realizando. 

Al referirnos a Vicky sentimos el impulso de hablar siempre en tiempo presente, porque su legado seguirá germinando y trascendiendo generaciones”.

Rosa Luisa Márquez, directora de teatro y profesora

(Texto suministrado por la teatrera escrito el 10 de octubre de 1995)

“Cuando pienso en Victoria, pienso en vejigantes, en Federico García Lorca, en surrealismo, en René Marqués, en ensayos de investigación sobre el teatro puertorriqueño, en ensayos generales hasta el amanecer y en cariño inmenso hasta en cansancio.

Cuando sueño con Victoria veo a la actriz inmensa de Anamú en Preciosa y otras tonadas que no llegaron al ‘Hit Parade’ y en la directora de El público, de García Lorca, mostrando un escenario sin límites físicos, con caballos y ninfas voladoras, con un puente de luces convertido en paraíso escénico.

Cuando pienso en Victoria recuerdo los días de investigación de una tesis doctoral anclada en la suya para recuperar un poco de la historia del teatro nuestro.

Cuando la pienso miro la estela que ha dejado en el teatro, en Luis Rafael Sánchez, en La Comedieta Universitaria, en el público que vio Los títeres de Cachiporra y sus fábulas chinas, en todos nosotros.   Pero sobre todo soy testigo de la huella extraordinaria que ha dejado el teatro en ella y que ella ha dejado en el Teatro. 

Teatrera incansable, madre y abuela apasionada, Doña Victoria es Doña Maestra”.

Florentino Rodríguez, hijo y estudiante

“Todavía no puedo asimilar la partida física de mi maestra, mentora y madre espiritual. He perdido a mi segunda madre. Porque desde el día que mi verdadera madre falleció hace dos décadas, Victoria estaba en la puerta de la funeraria esperando mi llegada procedente de Oaxaca en México donde estaba estudiando ese verano. Me echó el brazo al hombro y me acompaño hasta el ataúd. Las palabras de Victoria Espinosa en ese momento fueron: 'Desde este momento yo seré tu segunda madre'. Y me echo la bendición.

Además, gracias a Vicky hoy día existe mi compañía de teatro Producciones Aragua. Porque fue ella quien me hizo que la registrara en el Departamento de Estado 1983. Gracias a Vicky pude tomar cursos de teatro en Mexico. Gracias Vicky por tanto. Por haberme dirigido muchas obras de teatro como Edipo Rey., Orquídeas a la luz de la Luna, Areyto Pesaroso, La zapatera prodigiosa. Ésta fue la última obra que Vicky dirigió. Un placer haberte tenido en mi vida. Siempre estaré agradecido, Hasta pronto”.

Carlos Ruiz Cortés, director ejecutivo del Instituto de Cultura Puertorriqueña

“Nos unimos al dolor que embarga a su familia y amistades. Victoria deja una huella profunda en el quehacer de la cultura de nuestra isla. Sin embargo, aprovechamos esta oportunidad para celebrar su legado y reconocer una trayectoria impresionante y llena de importantes aportaciones a la cultura y la clase artística del país. Siempre recordaremos a la Dra. Victoria Espinosa como ícono y pilar de nuestras artes escénicas. Su aportación es incalculable y su legado trasciende generaciones”.


💬Ver 0 comentarios