Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La pieza "Quíntuples" se presentará el 18 de marzo en el Teatro Victoria Espinosa.
La pieza "Quíntuples" se presentará el 18 de marzo en el Teatro Victoria Espinosa. (Suministrada)

Una de las piezas más importantes del teatro puertorriqueño “Quíntuples”, del escritor y dramaturgo Luis Rafael Sánchez, regresa a las tablas para plasmar una “perfecta radiografía de las interioridades humanas” y provocar que los actores se sientan como “unos trapecistas” ante la complejidad de un texto que magnifica la grandeza de la obra.

Al menos así se sienten los actores Joaquín Jarque y Jacqueline Duprey al abrazar por primera vez con admiración y respeto una de las magistrales obras del ensayista y escritor puertorriqueño que subirá a escena el próximo 18 de marzo en el Teatro Victoria Espinosa en Santurce. La comedia se presentará del 18 al 27 de marzo como parte del Festival de Teatro Puertorriqueño e Internacional 2022, evento dedicado al dramaturgo, ensayista y exprofesor Luis Rafael Sánchez.

La pieza que estrenó en la década de 1980 en las tablas nacionales solamente ha sido interpretada en la isla por la actriz Idalia Pérez Garay, y los actores José Félix Gómez y el fenecido Francisco “Paco” Prado.

“Es un inmenso honor”

Ahora este relevo generacional está a cargo de los actores Jarque y Duprey. Para ambos es un gran honor, ya que para para cualquier actor, según afirmaron, ser parte de este clásico puertorriqueño representa un privilegio y un sueño actoral.

Ambos reconocieron que el escritor es “un mago de la palabra” y del pensamiento profundo en cada uno de sus escritos, novelas, ensayos y obras teatrales.

“El que Luis Rafael Sánchez me haya conferido el privilegio de estar en esta obra es un inmenso honor. Poder darle vida a los ‘Quíntuples’ de Luis Rafael Sánchez es un sueño. Estoy seguro que en el fondo todos los actores y actrices del país han soñado con estar en esta pieza. Esto es un texto que se desarrolla en el 1984 y es alusión a un Puerto Rico que ya no existe, que ya se fue y el teatro es documento histórico”, sostiene Jarque, quien encarnará los papeles del papá, Mandrake y Baby.

Desdoblarse entre múltiples personajes en escena no es una novedad para Jarque. Es algo que ya ha hecho en otras producciones teatrales y su filosofía sigue siendo la misma, distanciar su personalidad de cada personaje y que este sea único.

A la actriz Duprey le toca ponerse la piel de las mujeres en la familia Morrison, Dafne, Bianca y Carlota. Los seis personajes conforman la familia, que se dedica al desarrollo de una compañía teatral. Cada personaje -a través de diversos monólogos- expone su deseo de abandonar la compañía y las experiencias que ha tenido para querer tomar una decisión. Cada relato se adentra a conocer el interior de los personajes que recrean el Puerto Rico de hace 38 años. El texto de la obra es una invitación abierta a la reflexión de la realidad puertorriqueña de aquel entonces narrada por los hermanos quíntuples Morrison.

“La estructura de esta pieza no es normal. Es teatro dentro del teatro y cada personaje improvisa. Los personajes son bien distintos entre sí. La forma en que mejor defino este clásico es que se trata de una perfecta radiografía de interioridades humanas. Todo el mundo debe ir a ver esta obra”, indicó Jarque que anhela con entusiasmo recibir la crítica del novelista y ensayista puertorriqueño para “darle las gracias por todo lo que hace por Puerto Rico”.

La actriz Duprey destacó que la complejidad de la obra dentro del desafío actoral es el texto en sí. La actriz señaló que “se trata de un texto retante “porque hace malabarismos lingüísticos, que piden transiciones emocionales, gestuales y vocales”. Sobre el texto abundó que a la vez es muy rico, sabroso, poético y conmovedor.

“Este texto para cualquier actor es maratón, es un duelo a muerte con uno mismo. El otro gran reto es que la audiencia se suma como un personaje. Estamos todo el tiempo en interacción con la audiencia y es una sorpresa todos los días. La audiencia puede ser muy afable y puede ser terrible. Cualquier texto que tenga integrado a la audiencia como personaje presenta un reto, un susto… Es como estar colgado de un trapecio. Me siento trapecista con este texto. Porque se siente el vértigo en el estómago de estar colgada de un trapecio. Es un texto que te hace reír, reflexionar y analizar… la verdad es que lo que Luis Rafael Sánchez hizo con este texto es una maravilla. Es un regalo”, puntualizó la actriz que está sumamente entusiasmada con subir a escena para homenajear el “regalo que nos hizo Luis Rafael Sánchez a los actores con esta obra”.

Para ambos artistas y para la directora Emineh De Lourdes, la producción es una gran oportunidad para que las nuevas generaciones conozcan la historia del Puerto Rico de la década de 1990. De hecho, la perspectiva que la directora desea proyectar es desarrollar la obra en el 1984, cuando estrenó en la isla. Así que la audiencia se va a transportar a esa época con el montaje, vestuario y otros elementos.

“La pieza fue muy innovadora cuando estrenó en relación a la liberación sexual, en la liberación de la mujer. No me quiero imaginar las caras de la gente cuando se habló de esos temas expuestos de manera franca. Ahora en el 2000 esos temas se han tocado con gran apertura, pero en aquel momento no y el escritor los expone de una forma extraordinaria”, indicó De Lourdes.

La directora reconoció que dirigir esta pieza ha sumado una tensión mayor al tener los ojos del escritor en el escenario.

“El desafío es estar a la altura de uno de los mejores escritores y dramaturgos puertorriqueños y la pieza de por sí es un clásico. Estoy tensa, pero sin rendirme y siempre hay unas expectativas, pero me siento contenta de tener este privilegio”, confesó.

La obra “Quíntuples” no se ha limitado al teatro puertorriqueño, ya que desde su estreno ha viajado por varios países como México, Cuba, Venezuela, Colombia, Argentina, Costa Rica y en Portugal obtuvo el primer premio a la mejor obra en español en el Festival de Teatro de Oporto.

Una vez concluyan las funciones en el Teatro Victoria Espinosa, la producción desea visitar las escuelas de Puerto Rico con una gira teatral. La idea, según explicó Jarque, es que la producción llegue a los planteles escolares, ya que el montaje no requiere de un teatro necesariamente.

“Estamos listos para ponerla a correr en las escuelas”, concluyó Jarque.

Para boletos, accede a https://tcpr.com/.

💬Ver comentarios