Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

José Lerma camina sobre su obra “Veritedero”, compuesta por cerca de 160 bolsas de basura pintadas con retratos de los gobernadores que en distintos períodos han liderado Puerto Rico. (Raquel Pérez Puig)
José Lerma camina sobre su obra “Veritedero”, compuesta por cerca de 160 bolsas de basura pintadas con retratos de los gobernadores que en distintos períodos han liderado Puerto Rico. (Raquel Pérez Puig)

Es común que cuando no se tiene nada que decir sobre una obra de arte o no se quiere pasar juicio sobre algún trabajo, se recurra a la palabra “interesante”. Este podría ser, con toda probabilidad, uno de los peores adjetivos para describir la obra de un artista. Por eso resulta provocador que el primer libro sobre el trabajo del artista puertorriqueño José Lerma se titule precisamente “José Lerma: Pintor interesante”.

El que conoce la propuesta artística de Lerma se dará cuenta de que se trata de un guiño que apunta a la ironía que impera en la obra del artista, quien trabaja la escultura, la pintura y la instalación. La publicación, a cargo de la reconocida editorial alemana Kerber Verlag, es una monografía que comprende de dos ensayos a cargo del crítico de arte Christian Viveros-Fauné, y del poeta y crítico Barry Schwabsky, así como de una amplia entrevista a cargo de la curadora Kristin Korolowicz.

El libro, que fue elaborado por las galerías Andrea Rosen (NYC), Kavi Gupta (Chicago) y Roberto Paradise (Puerto Rico) y que comprende 15 años de trabajo del artista, se presentó la semana pasada en el Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR) con la presencia del propio Lerma, así como del curador Juan Carlos López Quintero y el galerista Francisco Rovira, quienes dialogaron sobre su carrera.

De madre española y padre puertorriqueño, el pintor de 48 años comenzó su carrera artística luego de estudiar ciencias políticas y derecho. “Tomé una clase de arte mi último año de derecho y me encantó. De ahí, todo me salió. Lo de las leyes era todo el tiempo pelea y no era una cosa que me salía natural como el arte. Después de eso, me entregué por completo”, contó el artista, quien completó una maestría en arte de la Universidad de Wisconsin-Madison y ahora se desempeña como director del Departamento de Pintura de la reconocida School of the Art Institute of Chicago (SAIC).

Lerma confesó que una vez comenzó su andar artístico no miró hacia atrás. “Fue una decisión que sabía tenía que tenía funcionar de alguna manera y me cerré a otras opciones. No tenía un plan B. Era funciona o funciona”, dijo.

Y ciertamente, funcionó. Desde el 2002 hasta la fecha, el artista ha exhibido individualmente en instituciones en los Estados Unidos como el Museum of Contemporary Art en Detroit, Museum of Contemporary Art de Chicago y galerías de arte en los Estados Unidos, Corea, España, Bélgica, Italia, Alemania y México entre otras. En Puerto Rico, también se ha podido apreciar su trabajo. Su obra, a su vez, se ha exhibido en Art Basel Suiza, Art Basel de Miami Beach, Frieze New York y NADA Art Fair.

Esta trayectoria del artista se recoge de alguna manera en este libro, “José Lerma: Pintor interesante”, en el que se destaca la amplitud e inventiva del artista, así como su constante entretejido entre historia, política, economía y lo personal. Un ejemplo, es la pieza “Veritedero” -que se presentó en la isla en el 2014- y que está integrada por cerca de 160 bolsas de basuras infladas con helio y pintadas con retratos de los gobernadores que en distintos períodos han liderado la isla desde el 1493.

“Me gusta mucho retomar temas olvidados, darles un giro más contemporáneo y mezclarlos con elementos personales porque crea una especie de confusión que alarga la vida de la pintura”, expresó.

Lerma dijo que algo que le llamó la atención de los ensayos que aparecen en la publicación, es que todos los críticos destacan la cantidad y variedad de su trabajo, algo de lo que no es consciente porque para él “todo tiene una especie de lógica”. De hecho, aunque hace dos años trabaja como director del Departamento de Pintura de SAIC, sigue produciendo con vitalidad.

Recientemente, presentó una muestra en Las Islas Canarias, en España, y próximamente participará en una en Milwaukee y otra en Londres. El año que viene espera poder presentar algo en Puerto Rico, país al que espera regresar. “Me parece importante volver -cada cual tiene sus razones- pero me parece que este es un buen momento, aunque para los artistas ningún momento es muy bueno”, compartió con esa ironía que ha convertido en obra de arte.