Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Bonilla Norat (extrema izquierda) junto a varios curadores del Louvre al descubrir la pintura de Francisco Goya, El tiempo de las viejas.  (Suministrada)
Bonilla Norat (extrema izquierda) junto a varios curadores del Louvre al descubrir la pintura de Francisco Goya, El tiempo de las viejas. (Suministrada)

Una de sus anécdotas- y tenía muchas- era la de cuando se tropezó con Adolf Hitler en un museo en Munich. El autor de la Segunda Guerra Mundial era tan sólo el canciller de Alemania en ese momento y el joven Félix Bonilla Norat era tan sólo un estudiante de arte viviendo en Europa a finales de los años 1930.

💬Ver comentarios