Grande también contó que no sabe si podrá continuar adelante con sus compromisos profesionales. (EFE/Paul Buck)

La cantante Ariana Grande siempre ha sido muy honesta con sus fans sobre su salud emocional. En alguna ocasión la estrella pop comentó que empezó a sufrir de ansiedad después del atentado que dejó 22 muertos y decenas de heridos durante su concierto de Manchester.

Ahora, cuando se va a cumplir un año desde la muerte de su exnovio, Mac Miller, la artista ha querido sincerarse nuevamente.

"Hola amores míos. Es hora de ser sincera. Mi depresión y ansiedad han estado a unos niveles muy altos últimamente. He estado dando todo lo que tenía y tratando de dejar estos problemas a un lado, pero no puedo esconderlo más", confesó Ariana Grande.

"Hoy ha sido un día muy duro. Después de sufrir un par de ataques de pánico, creo que la mejor decisión que había que tomar era la de cancelar los meet & greets -de su último concierto- y guardar mi energía para el show", continuó.

Grande también contó que no sabe si podrá continuar adelante con sus compromisos profesionales por culpa de la ansiedad y la depresión que sufre.

"No quiero precipitarme en la decisión de pasar tiempo con mis fans o parecer que no estoy cómoda. Me gusta pasar tiempo con vosotros, pero si no soy capaz de dar lo mejor de mí....", explica la cantante.

"Ojala pudiera controlar estos ataques, pero como cualquier persona que sufre ansiedad o depresión sabe, nadie puede controlarlos", añadió.


💬Ver 0 comentarios