Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Harvey Weinstein es acusado de abuso y acoso sexual. (AP)

El denostado productor de cine Harvey Weinstein mantuvo las condiciones de su libertad bajo fianza, pero ahora con el peso de tres nuevos cargos, dos que lo enfrentan a la posibilidad de cadena perpetua, y de los que se declaró "no culpable".

Weinstein, vestido con un traje y corbata oscuros, acudió este día a la Corte Suprema de Manhattan, en Nueva York, para escuchar los nuevos cargos presentados el pasado 2 de julio en su contra, entre ellos dos de asalto sexual predatorio, que pueden acarrear una pena de entre 10 años de prisión y cadena perpetua.

Se declaró inocente tras ingresar a la sala con las manos esposadas detrás de la espalda. Le quitaron las esposas para el proceso judicial.

El otrora poderoso productor, previamente procesado por cargos relacionados con dos mujeres, fue puesto el lunes en libertad bajo fianza al enfrentar acusaciones de violencia sexual que ahora involucran a una tercera mujer.

Weinstein es imputado de seis cargos. Además de asalto sexual predatorio, es señalado de violación en primer y tercer grado y de dos cargos por acto criminal.

Estas nuevas acusaciones contra el productor están relacionadas con un "acto criminal sexual en primer grado", ya que una tercera mujer alega que le practicó sexo oral forzado en julio de 2006.

Algunas versiones periodísticas han apuntado que los nuevos cargos coinciden con los señalamientos que hizo la exasistente de producción Mimi Haleyi, quien acusó en octubre pasado a Weinstein de un acto sexual forzoso en 2006. No obstante, como suele suceder en estos casos, no se ha facilitado la identidad de las víctimas.

"Estamos muy contentos de que la corte no haya cambiado las condiciones de fianza existentes", dijo tras la audiencia el abogado que defiende al productor de cine, Benjamin Brafman, quien apuntó que su cliente ha respetado "escrupulosamente" lo establecido.

En mayo pasado, Weinstein se entregó a las autoridades, escuchó entonces los cargos en su contra de violación y otros delitos sexuales por actos presuntamente realizados en 2013 y 2004.

En esa ocasión, el juez fijó una fianza de un millón de dólares en efectivo, ordenó que usara un dispositivo para registrar sus movimientos y le retiraron el pasaporte. Brafman consideró hoy que no se justificaba una nueva fianza.

Este lunes, en su tercera comparecencia después de una vista celebrada el pasado 5 de junio en la que el productor de 66 años rechazó los cargos, su abogado se opuso además a la petición de la fiscal Joan Illuzzi de fijar, debido a la "severidad" de los nuevos cargos, la detención domiciliaria para Weinstein en Manhattan.

El defensor, que descartó un riesgo de fuga, esgrimió su preocupación ante la posibilidad de que el traslado de su cliente, quien vendió una propiedad en la que permanecía en Connecticut, quedara expuesto todos los días a un ambiente de "circo" a las afueras de su vivienda, en caso de que los medios conocieran su lugar de residencia.

Además, Brafman aclaró los términos de la venta establecieron que puede permanecer en el inmueble hasta febrero de 2019.

"Cuanto más investigo el caso más me doy cuenta de que los cargos de la acusación son muy defendibles", sentenció en otro aparte Brafman.

El abogado puntualizó a los medios que "cualquier sugerencia de que Weinstein violó a alguien es una sugerencia ridícula, y Weinstein, por supuesto, también negó enérgicamente esa sugerencia" ante el tribunal.

Durante la audiencia, a la que asistió la abogada Gloria Allred como representante de la tercera mujer involucrada, se firmaron órdenes de protección para los acusadores anónimos.

Según se conoció, Weinstein, quien según su abogado está participando como su "asistente legal", deberá volver al tribunal el próximo 20 de septiembre.  

Los escándalos sexuales contra el cineasta estadounidense surgieron en octubre pasado luego de que el diario The New York Times revelara testimonios de decenas de mujeres que acusaron a Weinstein de acoso y abuso sexual.

Entre los señalamientos estaban los de varias famosas, entre ellas Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Rose McGowan y Salma Hayek que se atrevieron a romper el silencio y alzaron la voz con el cineasta.

Weinstein, quien produjo películas que incluyen "Pulp Fiction" y "Shakespeare in Love" (“Shakespeare enamorado”), ha negado cualquier acusación de sexo no consensual y su abogado ha cuestionado la credibilidad de sus acusadoras.

Esos escándalos dieron pauta para que otras mujeres también revelaran abusos sexuales cometidos por directores y actores de Hollywood, como Kevin Spacey y James Franco.

Esa ola de denuncias dio origen a los movimientos #Me too y Time’s Up que apoya a las mujeres que víctimas de acoso y abuso sexual


💬Ver 0 comentarios