El comediante y animador compartió un emotivo mensaje con el pueblo presente en el final de su caminata Da Vida en Cataño.

Aunque ya sus pies están agotados, sus piernas y caderas cansadas, y su rostro evidentemente marcado por los rayos del sol, nada detuvo al animador y filántropo Raymond Arrieta para completar hoy su sexto día de la undécima edición de “Da Vida Caminando con Raymond” a beneficio de los pacientes de cáncer del Hospital Oncológico de Puerto Rico.

Cerca de las 7:30 p.m., el comediante subió a la tarima en Cataño. 

“Esta caminata más allá de ser por el Oncológico se ha convertido en la caminata del pueblo. Cada cual que camina con nosotros tiene un propósito en la vida”, dijo Arrieta.

Asimismo, reveló que el año que viene vuelve a caminar. 

Arrieta superó la meta que se había establecido de $1 millón. 

Según informó Elvia Calvo, directora de Relaciones Públicas de Telemundo, en auspiciadores únicamente se recaudó $1.4 millones. Aún no se ha contabilizado lo que se recaudó en la calle. 

Arrieta salió en horas de la tarde desde el  Bayamón Soccer Complex en la PR 199. El también comediante se mostraba complacido por el respaldo de la gente, amigos y familia, “más de lo que esperaba”.

“Me llegó un mensaje de que no cabía la gente en Cataño. Yo estoy súper nervioso y ansioso. Voy a tratar de controlar la respiración, pues comienzan las emociones. Vamos poco a poco, tenemos 10 millas para recuperar”, expresó Raymond, quien lleva puesto los mismos tenis con los que dio inicio el comienzo de la caminata el miércoles pasado, desde Guánica hasta Guayanilla. 

Antes de la salida a las 3:00 p.m., además de todo su staff, le acompañaban sus padres y esposa. “Ansioso porque termine ya. Estamos un poco cansados. Pero como él dice que no siente los pies, el pueblo es quien lo lleva. Me paso mirándolo”, expresó a El Nuevo Día su padre Ramón “Millo” Arrieta, quien lo ha acompañado durante los seis días de caminata.

“Él sabe que yo lo apoyo, que lo quiero mucho, que estamos pendiente a él, que estoy por él más del 100%. Estoy seguro de que él va a terminar y que todos quienes les están acompañando lleguen bien, que es lo importante, y que se coja mucho dinerito para el hospital”, expresó a la vez que su madre, Carmín Arrieta, indicó que estaba contenta y esperanzada de que lleguen a la cantidad de donativos para superar la meta de un millón de dólares para los pacientes de la institución hospitalaria.

A pesar de que Carmín tienen una condición de salud que le compromete sus caderas, no descartaba a modo de sorpresa, dar varios pasos hoy en alguna parte del tramo a modo simbólico. “Yo quiero como perpetuar ese momento porque nunca lo he hecho. Va a ser algo simbólico, porque ya estoy mayorcita”, dijo la madre del animador de Día a Día, quien así lo cumplió en un tramo de la primera milla de la ruta, de la mano de su hijo y esposo.

Por otro lado, su esposa Anamae Medina dijo verlo muy bien y mejor que en la caminata del año pasado, cuando cumplió el décimo aniversario y que fueron 10 días de caminata. En esta undécima edición, han recorrido 10 millas por cada día. El jueves caminaron por las montañas de Adjuntas, mientras que el viernes caminaron desde Cidra a Aguas Buenas. El sábado el recorrido fue desde Carolina a Trujillo Alto y ayer domingo caminaron de Río Grande a Loíza.

Aunque la ruta hoy comenzó acalorada, al momento de dirigirse por la PR-167 les arropó la lluvia. El recorrido continuó hasta la PR-5 hasta llegar a Cataño, en donde llegó a las 7:30 p.m. frente al marítimo donde lo esperaba el pueblo.

El gimnasta olímpico, Tommy Ramos, en su sexto día de caminata admite que hay dolores físicos y ampollas en los dedos de los pies, pero los ánimos están intactos.

“Hay muchas emociones encontradas porque vamos a lograrlo, pero a la misma vez se acaba la caminata. Ha sido mágico hasta ahora y de alguna manera quiero que siga esa magia. Uno se siente muy bien ayudando al prójimo. Siento que se está creando patria con esa unión de pueblo y ayudándose unos a los otros”, manifestó.

La ganadora de Exatlón de la primera edición Chelly Cantú llegó ayer Puerto Rico para ser parte de esta caminata. “Hoy me uno a la caminata. Sé que es el último día, pero aquí estamos feliz de la vida”, dijo quien se unió también a los otros participantes de Exatlón, Valeria, Eric y Tommy Ramos.

Por otro lado, el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, entregó un cheque de parte del municipio de $10,000.

Rivera reveló que caminaría por todos los pacientes de cáncer, incluyendo a su esposa Waleska Colón, quien padece de la enfermedad.

“Vamos a caminar con Raymond hasta donde pueda llegar. Lo hago por el esfuerzo que él está haciendo, pero también lo hago por mi esposa, quien también es paciente de cáncer desde hace un año. Gracias a Dios va bien y en recuperación. Yo espero poder llegar hasta Cataño, vamos a ver qué pasa. A lo mejor recogen unos pedacitos míos por el camino, pero yo espero poder llegar hasta Cataño”, sostuvo en un tono jocoso.

Robin Rodríguez, esposo de la fenecida periodista Keylla Hernández, junto al menor de sus hijos ha formado parte de esta encomiable gesta.

“Comencé el viernes con emociones increíbles, así que por qué no hacerlo el sábado. Una cosa son las emociones y otras son las piernas, pero lo pude manejar. Ayer domingo en Loíza fue una excelente experiencia y hoy en el cierre, ¿cómo no iba a estar? Mi hijo Gustavo lo está haciendo conmigo y esperamos culminar con éxito esta experiencia. Ayer tuve unas palabras para Raymond y hoy se las repito, y es una canción de Marc Anthony, “Valió la pena”. Que no dude en ningún momento de que vale la pena todo lo que está haciendo por los pacientes en esta gesta para el Hospital Oncológico. Buscaré la forma de anotarme para el próximo año”, expresó.

Por otra parte, el primogénito de Héctor Ferrer, quien lleva su mismo nombre, continuó hoy su sexto día de caminata junto a su tío Eduardo, y hoy el menor de los vástagos se unió a la caminata motivado por un video en el que vio al animador mostrando los tenis que utilizaría para la caminata. “Había visto a Raymond enseñado los nombres de todo el mundo y vi el nombre de mi papá en los tenis. Motivado también porque es para el hospital y los pacientes. Espero que se siga repitiendo en los próximos años”, dijo el niño Eduardo.

“En este último día de la caminata estamos un poco estropeados, pero con el ánimo en alto. Mucha satisfacción y sentimiento porque nosotros sentimos el dolor de esos familiares y el paciente que está debatiendo con el cáncer. Durante los últimos días hemos recibido ese afecto del pueblo y nosotros también dando muestras de cariño porque sabemos por lo que están pasando”, dijo el hermano del expolítico.

Para el cantante Sie7e no le es desconocida la caminata “Da Vida con Raymond”, puesto que en años anteriores ha participado. En el día de hoy se encuentra caminando de la mano de su padre, quien ha sido tocado por la enfermedad.

“Estoy caminando con mi papá y por mi papá. Papi fue diagnosticado con leucemia hace dos años y ha dado la pelea y la está ganando”, expresó el artista, quien reveló estar emocionado a la vez que exhortó en que “nos enfoquemos en hacer conciencia en que no enfermemos y estar pendiente de lo que se come, a modo de prevención, que cada vez haga menos falta este tipo de ayuda porque ya se está previniendo el cáncer”.


💬Ver 0 comentarios