(horizontal-x3)
Bilbraut salió en agosto de la banda que ayudó a fundar hace 22 años. ([email protected])

Empezar en cero. Al parecer, es la frase que en los últimos meses le ha dado sentido a la vida del exintegrante de Cultura Profética, Boris Bilbraut, luego de su abrupta salida de la banda ante las imputaciones públicas de su exesposa, Karla García Cabassa, por un supuesto patrón de maltrato y agresión al que fue sometida por el baterista.

Al presentar hoy su nueva agrupación “Boris y sus árboles”, el músico afirmó que maneja privadamente la situación personal por la que se vio obligado a abandonar en agosto la reconocida agrupación de reggae, tras concretar el divorcio por mutuo acuerdo con su ahora exesposa.

En esa línea, alegó que no es un hombre agresor y que con el tiempo ha podido responder la denuncia pública que hizo García Cabassa en una red social, ya que según dijo la madre de su hija de 5 años nunca presentó una querella ante las autoridades.  

“Ya pasamos por un proceso de divorcio por acuerdo mutuo. Entre Karla y yo ya las cosas están en orden y la prioridad es nuestra hija. Dentro de la furia de ella y su coraje de sentimiento, ella hizo unas declaraciones. Las rupturas son 50 y 50. Obviamente, las declaraciones de ella no progresaron y hay unas cosas que no cuadran (de sus alegaciones). Me acogí en ese momento al plan de respeto de unos códigos que tiene Cultura Profética y decidí salir del grupo. Las acciones de uno son las que hablan y aquí el centro es el bienestar de la niña”, sostuvo el baterista que al momento de su salida de la agrupación dijo estar separado de su pareja.

El 30 de julio de este año, García Cabassa escribió un post en su cuenta de Facebook en el que denunció que Bilbraut la maltrataba. “Fueron en total 14 años de relación, 12 de matrimonio. No puedo negar que sí, hubo momentos felices. De esta relación nació nuestra hija, el regalo más preciado que Dios me ha concedido. Pero no todo fue lindo, no todo fue felicidad. Comenzaron las mentiras, las infidelidades; justificándose siempre con la excusa de que todas eran locas fanáticas. Los episodios de las manipulaciones, las humillaciones, los insultos hacia mí y hacia mi familia que jamás pensé escuchar, las amenazas, los golpes y agresiones físicas inclusive durante mi embarazo; el descontrol de tirar y romper lo que se encontraba de frente, en ocasiones frente a nuestra hija. Era una pesadilla. Luego, el perdón, la reconciliación y la calma”, leía parte del mensaje que se viralizó en cuestión de horas y que hizo disparar los reclamos de ciudadanos que exigían que la banda tomara acción.

Cuatro días después, Bilbraut anunció con un mensaje a través de su cuenta de Instagram que dejaba la banda que ayudó a fundar hace 22 años para atender una “situación muy personal”. Al mismo tiempo, ante reclamos de sus seguidores, la banda se vio obligada a reiterar su compromiso en contra de la violencia de género. “Cultura Profética se distanció de todo tipo de violencia de género desde los primeros días que fundamos este proyecto. Como hombres, tenemos mucho que aprender de esta experiencia. Como artistas, se fortalecen nuestros objetivos. Nuestro proyecto y nuestras vidas vislumbran evolución. Hoy entendemos que esta vivencia nos compromete aún más a ser vocales activos de un enfático rechazo a la violencia, asumiendo las posturas necesarias para inspirar la transformación de esa sociedad de igualdad y respeto que siempre hemos soñado, tal cual lo hemos hecho históricamente con todos los problemas que nos hemos topado en el camino”, leía el escrito publicado en las redes sociales.

El tiempo sana heridas... No había querido dar declaraciones por la nena y por respeto a Karla también”, destacó hoy el músico que presentó a El Nuevo Día su banda musical denominada “Boris y sus árboles”.

El baterista señaló que mantiene una excelente relación con su hija y que el proceso legal se encuentra en la etapa final de establecer una pensión alimentaria.

Sobre si ha mantenido comunicación con los integrantes de Cultura Profética, sus compañeros por 22 años, reveló que hace tiempo no habla con ellos y que si se los encuentra “por ahí, claro que nos vamos a saludar”. Responsabilizó la distancia entre sus excompañeros a que Cultura Profética se encuentra inmerso en la grabación de lo que será su nueva producción musical.

Mencionó que muchos seguidores de reggae en español le preguntaban sobre su posible regreso a la música, por lo que decidió lanzarse y retomar lo que ha hecho por décadas. 

El músico hará su debut con la banda Boris y sus árboles el 16 de febrero de 2019 en el Nestle Drumstick Series en el Anfiteatro Tito Puente. Boris, quien fue la voz principal del álbum “Tributo a la leyenda de Bob Marley” se unirá, además, a la reconocida banda jamaiquina The Wailers. De su agrupación, explicó que ya comenzaron a componer nuevas letras y música.

“Ser miembro de Cultura Profética por 22 años me permitió conocer y tener una diversidad de conocimientos. Obviamente, uno tiene que seguir evolucionado y adaptándose, y ahora el reggae fue declarado patrimonio de la humanidad dentro del mensaje social, cultural y político. El grupo va por esa misma línea y para el show vamos a combinar éxitos de Bob Marley, la gente va a querer escuchar algo de Cultura Profética y temas nuevos. Estamos muy ansiosos por presentarnos”, acotó el músico que será el cantante principal de la agrupación.


💬Ver 0 comentarios