Así reaccionó el exponente de reguetón a la balacera suscitada en la madrugada de hoy

El cuarto concierto de Daddy Yankee no sufrió ninguna consecuencia a causa de la balacera ocurrida esta madrugada frente al Coliseo de Puerto Rico en Hato Rey.

Desde las 5:30 p.m. el público empezó a llegar al recinto preparado para disfrutar de una noche de reguetón y perreo, sin demostrar demasiada preocupación por el suceso. En la fila para entrar al coliseo había jóvenes, adultos y padres acompañando a sus hijos que llegaron desde Utuado, Arecibo, Ponce y otros pueblos de la isla. Aunque algunos expresaron asombro, en general no temían que algo fuera a empañar su noche.

Cuando la mayor parte de los asistentes habían ocupado sus sillas en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot, minutos antes de las 9:00 p.m., descendió del techo una pantalla digital que marcaba en cuenta regresiva los minutos para el inicio del espectáculo. Entre los aplausos del público que colmó casi completamente el lugar, Daddy Yankee apareció bajándose de un avión virtual para interpretar su primer tema “Que tire pa’ lante”.

Tan pronto terminó de cantar la canción el artista se dirigió al público para agradecerles por llegar a su cita con él.

"Gracias por venir esta noche, domingo", le dijo a la multitud. De inmediato, se refirió a lo ocurrido en horas de la madrugada y la mañana.

"Oye, yo sé que se levantaron con varias noticias esta mañana, pero que nada opaque las felices navidades que vamos a pasar aquí. A las personas que hicieron el acto de vandalismo contra el coliseo y mi socio Pina les digo que siguen siendo nuestros hermanos y los perdonamos", sostuvo el artista, ataviado con un abrigo largo dorado.

El ataque al Coliseo Jose Miguel Agrelot se reportó alrededor de las 4:00 a.m. La Policía ocupó en el lugar más de 130 casquillos de diferentes armas de fuego. Horas más tarde, a eso de las 11:30 a.m., las autoridades informaron que las oficinas del representante de Daddy Yankee y otros artistas del género urbano también fueron atacadas y en la escena se recuperaron casquillos de bala iguales a los hallados en el coliseo. La situación provocó que fuera reforzada la seguridad para el concierto. Unas de las medidas que tomó la uniformada, que colaboró con la seguridad privada del coliseo, fue bloquear al tránsito vehicular la calle frente al coliseo.

Tras hablar brevemente del incidente, el cantante continuó con su espectáculo sin volver a tocar el tema el resto de la noche.

"Buena vibra, familia", le dijo el intérprete a sus fanáticos, decidido a poner a "bailar y sudar” a todos, como si el “Choliseo” fuera una gran pista de baile. Y así ocurrió. Durante poco más de dos horas el gentío cantó y movió el cuerpo al son de los éxitos del artista que comenzó su carrera años antes de que el género urbano gozara de la abrumadora acogida a nivel mundial con la que cuenta hoy.

Así lo recordó el propio cantante cuando en varios momentos de la noche al hizo referencia a sus orígenes. Afirmó que el disco “Barrio fino” (lanzado en 2004) puso al género urbano en el mapa y luego del éxito alcanzado con esa producción él tenía que explicar en entrevistas que alrededor del mundo lo que era el reguetón.

“Me tocó a mí abrir puertas”, señaló al contar que “muchos no sabían dónde estaba Puerto Rico” y se enteraron al conocer su música.

A lo largo de la jornada musical que forma parte de su serie de conciertos “Con Calma pa’l Choli”, Daddy Yankee no dejó de reconocer a los artistas “colegas del género” que iniciaron sus carreras en la década de los años noventa o siguieron sus pasos. Dijo que si con diez fechas él logró romper el récord de más funciones vendidas para un espectáculo que mantuvieron los reguetoneros Wisin y Yandel, espera que el año que viene ellos vendan 100 conciertos. También mencionó a Tego Calderón y le envió buena vibra.

Distinto a las funciones anteriores, en esta ocasión el reguetonero no contó con ningún invitado en el escenario, pero eso no impidió que el público disfrutara del concierto. Daddy Yankee no escatimó en recursos para lograr que la noche fuera memorable de principio a fin. La escenografía del concierto fue ultramoderna, con visuales impresionantes, en sintonía con el interés de la gente por capturar en su teléfono celular imágenes llamativas a la pupila. Asimismo, no quedó duda de que para el artista era importante incorporar el baile como un elemento de gran valor a su propuesta pues cada tema contó con una enérgica coreografía.

En varias ocasiones, el reguetonero se dirigió a los presentes para agradecerles su apoyo y también aprovechó para expresar el orgullo que siente por ser boricua.

“Por si no lo saben, yo vivo aquí en Puerto Rico. Siempre es mi destino final. Como yo digo, Puerto Rico es otro nivel, me encanta Puerto Rico. Ustedes salen a turistear, mucha gente, pero mi turismo es aquí, ustedes lo saben”, afirmó antes de soltar el micrófono para poner a la gente a cantar.

Uno de los momentos emocionantes de la noche fue un solo de cuatro que precedió al exitoso tema “Despacito”, considerado por Daddy Yankee como “un fenómeno” y “la canción de esta década”.

A punto de finalizar su concierto el reguetonero hizo un llamado a las mujeres "más duras", las de Puerto Rico. Y antes de cantar el tema "Dura", aprovechó para felicitar a Madison Anderson, por lograr colocarse como la primera finalista en el certamen de Miss Universe que se llevaba a cabo al mismo tiempo que él se presentaba en el “Choliseo”.

"Eso no es fácil", dijo al expresar que "ojalá" la beldad se dé la vuelta por uno de los conciertos que le quedan por realizar en la isla.

La noche finalizó con el éxito “Gasolina” que el público cantó a coro dejando claro su agradecimiento al “Big Boss” por un sonoro viaje al pasado con un pie bien puesto en el futuro del género urbano que sigue conquistando.


💬Ver 0 comentarios