Miles de fanáticos lloran al despedirse del ídolo.

Por: José Antonio Castañeda

Ciudad de México - Después de más de 10 días desde que se anunció que José José había muerto y en medio de inconformidades entre sus hijos, las cenizas del famoso cantante arribaron este miércoles a la Ciudad de México.

En el aeropuerto internacional Benito Juárez, ubicado en la capital mexicana, se encontraban ya distintos medios de comunicación listos para grabar los primeros momentos en los que "El Príncipe de la Canción" volvía al país que lo vio nacer.

También estaban sus eternos fans, quienes desde muy tempranas horas estaban esperándolo para, por fin, darle el último adiós a su ídolo.

Pero además de los medios y de sus seguidores, lo esperaba su exesposa, la exmodelo y actriz Anel Noreña, con quien José José tuvo dos hijos: José Joel y Marysol. Estos últimos fueron los que le dieron la batalla a su media hermana, Sarita Sosa, para que el cuerpo del astro mexicano pudiera regresar a su país y en el mismo, ser homenajeado.

"Vamos a poder ya estar con José, en su país para siempre. Eso tiene que ver mucho en mi vida y en la de mis hijos. Estamos aquí todos con el corazón", declaró en el aeropuerto Anel Noreña, quien vestía de negro.

Por su parte, Marysol Sosa, la hija de este matrimonio que duró de 1976 a 1990, visiblemente afectada, tomó el micrófono y acompañada de su madre, Anel y de su hermano mayor, José Joel, dijo: "Gracias a todos por su apoyo y celebremos un gran día para alguien que fue muy grande y muy querido, muchas gracias".

En medio de un fuerte operativo y en un avión de la fuerza aérea mexicana, el cual fue autorizado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, las cenizas del intérprete de “El Triste” llegaron a las 9:25 a.m. hora de Puerto Rico.

El presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Sergio Mayer, viajó en el avión que transportó las cenizas.

Los restos de José José llegaron al hangar presidencial de la Ciudad de México procedentes de Miami, en donde tenía más de un año viviendo y en donde dio sus últimos suspiros. Una fotografía del cantante, adornada con flores, esperaba la mitad de las cenizas del romántico intérprete. 

Una vez que las cenizas llegaron, fueron transportadas en una carroza. El recorrido duró poco más de una hora. A su paso, personas le decían adiós. El destino de la urna fue el Palacio de Bellas Artes, ubicado en el centro de la capital, en donde se le rindió un homenaje.

Así esperaban a José José en el hangar presidencial del aeropuerto capitalino. (GFR Media).

El Palacio de Bellas Artes se veía adornado con flores y una larga alfombra roja que comenzaba a marcar el camino desde la entrada hasta el interior. Además de dos coronas con arreglos florales que aguardaban a la entrada del lugar, mientras los presentes se conglomeraban a lo largo de las vallas metálicas que fueron instaladas, justo al lado, en la puerta principal.

Mientras llegaba la carroza, los asistentes ya dejaban sentir su cariño por su "Príncipe": cantaban algunos temas del intérprete mexicano y lo esperaban con pancartas que contenían mensajes de despedida, además de llevar fotografías y rosas para su ídolo.

A las 11:30 a.m., los restos del cantante llegaron a la cita, donde integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional, además, del Estudio de Ópera de Bellas Artes y el Cuarteto Saloma, hacían guardia. Al cerrar las puertas se escuchó cómo iniciaron a entonar el famoso tema “El Triste”. 

Ante esto, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México implementó desde el primer minuto de este 9 de octubre, un dispositivo de seguridad y vialidad ante el traslado del cortejo fúnebre para rendir homenaje póstumo.

Desde que los restos del artista salieron del hangar presidencial, estuvieron custodiados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública. Para el traslado, se dispuso de cerca de 1,000 elementos de la Policía.

Al concluir el acto solemne en el recinto cultural, la comitiva se trasladó hacia la Basílica de Guadalupe, donde se realizó una misa. 

Le lloran en la Basílica de Guadalupe

Fue alrededor de las 3:00 p.m. de Puerto Rico que inició la tan esperada misa celebrada en la Basílica de Guadalupe.

Una multitud de seguidores del cantante mexicano se dieron cita en el recinto religioso antes de que llegara el féretro de su ídolo. A algunos de ellos se les veía con discos de acetato, echando porras y despidiendo a José José con gran sentimiento.

Al cortejo fúnebre, que fue custodiado por motocicletas de la Secretaría de seguridad Pública Ciudadana, se le vio pasar por importantes avenidas de la Ciudad de México para llegar su destino final.

Lo primero que se visualizaba al entrar a la Basílica era una fotografía de gran tamaño del cantante. Los primeros lugares lucían vacíos pues estaban reservados, mientras que los de los costados estaban completamente abarrotados por fieles seguidores de José José, quienes desde temprana hora se dieron cita en dicho lugar para obtener un buen asiento.

En el atrio de la Basílica, los presentes entonaron las famosas canciones de José José. Los primeros en montar la guardia del féretro dorado, en la iglesia, que contiene los restos de José José, fueron sus hijos José Joel y Marysol, también su mamá Anel.

Entre los políticos que fueron vistos en la ceremonia estaban la alcaldesa pitalina Claudia Sheinbaum y la secretaria de Cultura de la ciudad, Alejandra Fausto.

Otra notable asistencia fue la del músico Roberto Cantoral Jr., cuyo padre fue el compositor del famoso tema “El Triste”, una de las canciones que le dieron mayor fama y reconocimiento al "Príncipe de la Canción".

Las cenizas de José José se dividieron en dos, la mitad se quedó en Miami, en donde vive su última esposa, Sara Salazar con su hija Sarita Sosa y el resto llegó a México para terminar en el Panteón Francés, lugar en donde están los restos de su madre.

José José murió el 28 de septiembre de 2019 a los 71 años.


💬Ver 0 comentarios