El llamado "Rey de corazones" celebró por todo lo alto sus 25 años en la música.

El 25 aniversario en los escenarios del cantante Manny Manuel fue todo lo que él deseaba y como se merece todo un “Rey de corazones. 

Desde que apareció en la tarima de la Sala de Festivales del Centro de Bellas Artes de Santurce, el domingo a las 4:30 p.m. estuvo recibiendo aplausos de pie  hasta que se retiró de la misma pasadas las 7:00 p.m. 

Interpretó canciones contemporáneas y de esas que llegan al alma como “Amor es algo más”, y un medley de Maná con “Rayando el sol”, “De los pies a la cabeza”, y “Oye mi amor”, hasta otros como “Pena en las nubes” y “Se me sube”, “No me hagas sufrir”, “Se me olvida” y “Bajo un palmar”. Acompañado por una orquesta muy completa, el intérprete ofreció mucho baile junto a su cuerpo de bailarines y mucha alegría.

Entonces llegó a uno de los momentos más conmovedores, que hizo brotar lágrimas, con las palabras que dirigió a su madre. 

“A mi mamá, la que me parió, la que ha estado ahí y no me suelta yo le pido perdón delante de todo el mundo porque esta mujer sigue pujando con contracciones y todo… Te amo mamá yo sé que es difícil, pero trabajamos todos los días, trabajo para no hacerte sufrir y hacerte feliz. Te lo juro”, además reconoció a quien fuera su manejador por más de una década, Ángelo Medina. 

Luego pasó a un momento de introspección sobre su espiritualidad: “Quiero cantarle al manejador, pero por encima de Ángelo y mi madre, hay un manejador por excelencia, el que lleva mi agenda, el que me dice: ‘esto tiene un propósito. Esto no es casualidad, te estoy puliendo porque los diamantes se pulen en el fuego y tú eres un escogido mío porque tu propósito en esta tierra no ha terminado y se va a cumplir, por eso estás aquí, todavía caminando en tu pueblo’… No es que me convertí y me voy a levitar porque mi iglesia soy yo, creo en alguien que hizo el árbol, hizo la lluvia, hizo el sol  me hizo a mí, te hizo a ti, olvídate de ti, tú me reclamas a mi y yo te respondo”. 

Acto seguido compartió como llegó a su vida una canción que escuchó en la calle titulada “A prueba de todo” que interpretó con la cantante sacra Nimsy López al igual que “Jesús te entiende”.

“Comencé a llorar y llorar y digo: ‘Dios mío esta canción está escrita para mí y conseguí la artista que la escribió. Este vozarrón que tiene bendito sea el Señor. Dios es tan grande y poderoso que ella me acompaña esta noche”, expresó antes de interpretar juntos la melodía. 

La atmósfera cambió y Manuel tuvo un encuentro con la actriz Tita Guerrero quien fue su primera coreógrafa. Las anécdotas sobre aquella etapa no se hicieron esperar, robando carcajadas al público. 

Con una chaqueta de deslumbrantes lentejuelas negras el talentoso artista estuvo rodeado de amigos entre los que se encontraba Ednita Nazarrio, Normando Valentín, Aixa Vázquez con sus gemelos, y muchos más que llegaron en plan de celebración de vida. Y les adelantó que uno de sus ambiciones es convertirse en un presentador como el norteamericano Jimmy Fallon. 

Para concluir el festejo se interpretaron los temas que lo llevó al estrellato en sus principios: “Fiera callada”, “Como duele”, “Vas a llorar”, “Estrellita”, “Pero que necesidad”, “Dicen que los hombres”, “Pero que necesidad” y el que lo bautizó com “Rey de corazones”. La gente salía cantando y bailando del recinto, en lo que fue una noche inolvidable.


💬Ver 0 comentarios