Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Desde la izquierda: Tommy Villariny, Josy Latorre, Wendy Oxenhorn, Joseph Petruceli, Boche Figueroa y Carli Muñoz durante el encuentro de la JFA con músicos puertorriqueños.
Desde la izquierda: Tommy Villariny, Josy Latorre, Wendy Oxenhorn, Joseph Petruceli, Boche Figueroa y Carli Muñoz durante el encuentro de la JFA con músicos puertorriqueños. (Andre Kang)

Directivos de la Jazz Foundation of America (JFA), una organización sin fines de lucro estadounidense que ayuda a músicos legendarios del jazz, blues y roots, entre otros géneros musicales, que no pueden trabajar ya sea por causa de una enfermedad, accidente, vejez o desastre natural, estuvieron de visita en la isla para conocer de cerca y ayudar a los músicos de Puerto Rico afectados tras el paso del huracán María.

Wendy Oxenhorn, directora ejecutiva del JFA, organización creada en 1989 y con sede en Nueva York, explicó que tras el paso del huracán María por Puerto Rico en la JFA, así como muchos estadounidenses, se sintieron consternados por la forma en que el gobierno federal ha manejado la recuperación de la isla y que ha afectado severamente a sus conciudadanos puertorriqueños.

“Lo que sentimos fue vergüenza cuando vimos al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, durante su visita inicial a Puerto Rico, diciendo comentarios y haciendo cosas inapropiadas en medio de la catástrofe. Queremos recalcar que esos comentarios y acciones no representan al pueblo estadounidense”, enfatizó Oxenhorn.

Dijo la directora ejecutiva del JFA que, como organización, sintieron la obligación de ofrecer toda la ayuda que pudieran a los músicos de Puerto Rico. “La vida de los músicos puertorriqueños se vio altamente afectada luego de María. Durante meses no hubo trabajo para estos profesionales. No había electricidad y los establecimientos donde ellos trabajan -teatros, hoteles, restaurantes, plazas y otros lugares- permanecieron y aún muchos permanecen cerrados. Es por esto que queremos ayudarlos”, sostuvo.

Narró Oxenhorn que el primer donativo que recibió la JFA para ayudar a los músicos de la isla, fue de parte de Bobby Sanabria, músico de latin jazz de ascendencia puertorriqueña residente en Nueva York. “Junto a otros músicos, él hizo un concierto a beneficio de Puerto Rico donde se recaudó $10,000. Ese dinero fue donado a la JFA para que ayudáramos a los músicos de Puerto Rico afectados por el huracán”, expresó.

La ayuda ya ha estado llegando, como en cadena, a músicos de Puerto Rico. “El primero que contactamos -por una referencia- fue a Carli Muñoz, músico de jazz y propietario de Carli’s Fine Bistro & Piano, en el Viejo San Juan.

“Me enviaron un email después del huracán, cuando tenía el negocio cerrado, sin luz, en nuestro peor momento”, señaló Muñoz.

Tan pronto logró comunicación telefónica, Muñoz llamó a la JFA. “Me explicaron quiénes eran y su intención de ayudar a los músicos de la isla. Me enviaron unos papeles y me aprobaron una ayuda. Yo los conecté con otros músicos de Puerto Rico”, observó.

En diciembre, Muñoz fue a Nueva York y conoció al personal de la JFA. “Ahí vi la dedicación que tiene esta gente; el apoyo extraordinario que les dan a los músicos y a sus familiares”, destacó.

Durante los pasados seis meses, la JFA ha brindado apoyo financiero directo, a más de 50 músicos puertorriqueños y a sus familiares, para que se recuperen del daño causado por el huracán. La ayuda se ha enfocado en apoyo económico (mensual) para gastos básicos, alimentos, alquiler y combustible.

Uno de los que ha recibido esta ayuda es Tommy Villariny, trompetista y arreglista. “Estaba desesperado, no había trabajo, ni luz ni nada. En una página de Facebook leí sobre la JFA y cómo querían ayudar a los músicos de Puerto Rico. Me animé y les escribí. Desde entonces, la fundación me ha ayudado económicamente y así yo he podido pagar la renta, de lo que estoy muy agradecido”, aseguró.

Reunión en Puerto Rico

La semana pasada, directivos de la JFA, junto a un grupo de trabajadores sociales, viajaron a Puerto Rico para conocer a más músicos y escuchar de primera mano las necesidades de cada uno.

Joseph Petrucelli, codirector ejecutivo de JFA detalló que esta visita es el segundo paso de la ayuda inicial que ya dieron. “Invitamos a unos 120 músicos a la reunión en el hotel Intercontinental, en Isla Verde, para que junto a nuestros trabajadores sociales llenaran un formulario sobre sus necesidades particulares. Así podremos entender mejor la situación particular e identificar los problemas de cada uno. La manera que queremos ayudar es individualizada”, subrayó Petrucelli.

A la reunión llegaron muchos músicos, entre éstos la pianista y profesora Brenda Hopkins; Jose y Jorge Colón de Almas Band; la cantante Josy Latorre; el cantante y trompetista Jerry Medina y Edgar García, conocido como “Black Rhythn”, solista del Beat Box, entre muchos otros.

“Los planes son seguir ayudando. El problema mayor de todos los músicos, es que casi no hay trabajo todavía. Queremos crearles oportunidades dignas de trabajo, donde los músicos reciban un salario de nuestra parte para que hagan conciertos gratuitos y a donde la gente pueda ir a disfrutar”, manifestó Petrucelli.

Según la directora ejecutiva de JFA, la ayuda que puedan continuar brindando a los músicos de la isla va a depender del dinero que logren recaudar. “Estamos confiados en que a más personas conozcan sobre nosotros y cómo estamos transformando vidas, ofreciendo esperanza a los increíbles músicos de Puerto Rico”.

Para realizar donativos puede acceder a www.jazzfoundation.org.