Maestra Leila lleva 26 años como educadora.
Maestra Leila lleva 26 años como educadora. (Suministrada)

Consciente de su misión de ayudar a la niñez puertorriqueña en su proceso de formación, Maestra Leila lanzó su producción discográfica “La Música”, que consta de 10 canciones originales de su inspiración.

Fue desde el salón de clases -lleva 26 años como educadora- donde nació ese anhelo de grabar un álbum. Justo cuando ofrecía cursos de Bellas Artes en una escuela del Departamento de Educación le solicitaron que integrara otros elementos para enriquecerlos. En ese instante, fue que comenzó a incursionar en la composición para la que tenía habilidad, porque jugaba mucho con las rimas.

“Ahí fue que nació Maestra Leila creando mis melodías. Cuando sabes que esa melodía nace bajo una circunstancia, en un momento en específico y le das forma, es algo distinto. De eso hace 24 o 25 años, con el tema ‘La música’. Empecé a crear y me di cuenta que tenía una gran cantidad de melodías con las que podía hacer un disco…. Pero, el tiempo pasó y ocurrieron otras situaciones. En ese momento, yo estaba de músico adicional en la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, de lleno en la Orquesta Filarmónica de Puerto Rico, después en la Banda de Conciertos de Puerto Rico. ¡Maestra Leila se durmió un rato! Más aún, al entrar a la Escuela Libre de Música Ernesto Ramos Antonini. Ya no estaba en la necesidad de componer porque enseñaba el oboe. Así pasaron los años.”, narró. Toda esta etapa se dio paralela a su carrera como músico profesional en la ejecución del oboe, la viola y el violín.

Justo en 2020, al decretarse un cierre obligatorio o por la pandemia del COVID-19, la musa comenzó a sorprender nuevamente a la Maestra Leila. Como laboraba de manera remota desde su hogar y no podía tocar instrumentos en grupo, entonces decidió seguir componiendo temas y darle forma al disco. “¡Esto es algo que lo he hecho todo! Sí, he tenido un montón de ángeles que me han dado la mano. Ha sido un sueño de muchos años”, recalcó llena de emoción.

De 55 canciones escritas, Maestra Leila seleccionó 10 para el disco. En el caso de “La Música” habla de la importancia que debe tener esta en nuestra vida, mientras “Doce Meses” sirve de herramienta a los maestros o a los padres para enseñar los meses del año por medio de una letra divertida, y “La Flauta Orgullosa” trata sobre un pajarito al que le impacta el sonido de la flauta y ella le contesta con las siete notas musicales. Explicó, también, que “El Tambor” busca trabajar con las emociones para facilitar que los niños y niñas puedan reconocer sus sentimientos, lo que les pasa.

Leila Maryse Martínez Cabello, nombre de pila de la educadora, continúo esbozando lo que persigue cada una de sus letras. “Chelo Chelito” es una canción de cuna y, por su parte, con “¡Ay qué Alegría! trabaja la discriminación auditiva (capacidad para distinguir un sonido de otro), lo que son los sonidos de diferentes instrumentos de percusión menor y la imitación de patrones rítmicos. El tema “Niños en San Juan” describe la típica visita de los menores a la Ciudad Capital. “La Finca” está enfocada en trabajar también con la discriminación auditiva porque se hacen los sonidos de diferentes animales; “Borinquén en Primavera” menciona las estaciones del año y resalta que Puerto Rico siempre viste de flor, siempre es verde, y “El Violín” describe aspectos básicos de ese instrumento y la manera de cómo se ejecuta.

Los arreglos del disco son del maestro César Cortés, con excepción de “La Música” y “¡Ay qué Alegría!” que pertenecen al maestro Cucco Peña.

Maestra Leila insiste en el enfoque educativo y de diversión del álbum “La Música”, porque pretende “fomentar el uso de la canción infantil”.

Durante su reciente participación en el evento “Campechada” pudo comprobar que personas de todas las edades disfrutan de los temas del disco.

“La música es un vehículo espectacular para comunicar y expresar sentimientos. Hay que normalizar eso en esta sociedad en que pasamos una pandemia. Ahora hay muchos sentimientos guardados y la canción viabiliza eso de poder comunicarte, que se normalice el uno estar feliz, triste… La canción es una herramienta para una buena salud emocional. En la niñez está el cimiento de lo que somos. Si tenemos una niñez feliz, probablemente seremos adultos con mayores herramientas y felices”, agregó.

Como la producción musical nació en el aula, en un principio quiso dirigirla exclusivamente para el sistema de enseñanza del país, pero haber actuado en “Campechada” cambió sus expectativas. Ahora tiene en sus planes inmediatos realizar presentaciones públicas de todo tipo, porque, según Maestra Leila, “la música es maravillosa, tan orgánica, accesible. ¡Qué mucho podemos hacer por nuestros niños, jóvenes, adultos y adultos mayores con la música! Quiero llevar ese mensaje de lo valiosa, importante que es la música el ser humano, de lo mucho que podemos lograr con ella”.

Mencionó que para cada canción hace múltiples actividades musicales. Próximamente, estará publicando en su canal de YouTube contenido sobre cómo pueden trabajar los niños y niñas con cada una de ellas. Además, visita los pueblos de la isla para la realización de sus vídeos, mostrando sus bellezas.

Para lograr un proyecto tan encomiable, Martínez Cabello tiene un gran bagaje. Comenzó a sus 12 años sus estudios musicales en el Programa de Cuerdas para Niños del Conservatorio de Música de Puerto Rico. En la actualidad, cuenta con dos bachilleratos, uno en Educación Musical y otro en la Ejecución del Oboe. En 2016 completó su grado de maestría en Educación Musical del Conservatorio de Música de Puerto Rico. Labora en calidad de profesora de oboe de la Escuela Libre de Música de San Juan Ernesto Ramos Antonini. Desde el 2010 es maestra de Kindermusik en la Escuela Puertorriqueña para la Música. Como ejecutante, funge como oboe principal de la Banda de Conciertos de Puerto Rico y se ha destacado como instrumentista en diferentes agrupaciones del país, como la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, la Royal Symphony Orchestra y la Orquesta Filarmónica de Puerto Rico Arturo Somohano, entre otras.

También fue facilitadora de Musicoterapia para la compañía Music Alliance. Estuvo trabajando para Cultura Virtual del Instituto de Cultura Puertorriqueña.

💬Ver comentarios