Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Tony Vega, en la parte superior, en una foto promocional de la Orquesta de Wille Rosario. Entre sus compañeros se encontraban Gilberto Santa Rosa y Humberto Ramírez. (Suministrada)
Tony Vega, en la parte superior, en una foto promocional de la Orquesta de Wille Rosario. Entre sus compañeros se encontraban Gilberto Santa Rosa y Humberto Ramírez. (Suministrada)

El regreso de Tony Vega al escenario del Día Nacional de la Zalsa el próximo domingo, 8 de marzo, será la suma de otro ciclo musical en su carrera, ya que siempre que pisa esa tarima recuerda uno de los momentos más importantes de su vida.

Fue en medio del cónclave salsero que recibió en el 1996 el llamado de servir a Dios activamente. Allí, frente a una de las audiencias más exigentes comprendió que era necesario tener un acercamiento espiritual para encaminar su vida.

Vega estaba en la cumbre de su carrera cuando decidió bajar el ritmo de su agenda artística y dedicarle más tiempo a la iglesia y a los caminos de Dios. El vocalista se mudó a Florida y luego se radicó en Alabama donde en la actualidad asiste a la iglesia que “pastorea su hijo y su esposa”. Su hija Ashley Nicole a quien le dedicó el tema “Carita de Sol”, cumplió 21 años y según dijo es “adoradora” en la iglesia.

“Hace mucho que no voy a Puerto Rico a hacer un bailable. He estado en otros eventos salseros, pero no he estado mucho tiempo en Puerto Rico. Me he mantenido más haciendo giras fuera de Puerto Rico, porque en la isla el trabajo disminuyó muchísimo. Lógicamente a los que están radicados en la isla se les hace más fácil. Estoy loco por estar en Puerto Rico. Me convertí en el 1996, precisamente en el Día Nacional de la Zalsa. Recuerdo que el llamado de Dios fue a Alex D’Castro, a este servidor y a Gilberto Santa Rosa. Eso fue en el décimo tercer Día Nacional de la Zalsa y al siguiente domingo me convertí. Un 17 de marzo me entregué al Señor y no me he quitado. A todos nos hace falta tener ese encuentro con Dios. Por eso para mí la tarima de este evento es muy especial”, indicó el artista en entrevista telefónica desde Alabama.

Aunque la voz de “Ella” no se retiró del mundo secular lo cierto es que Vega disminuyó la cantidad de presentaciones en la isla y se concentró en viajar a otros destinos en los que la salsa sigue igual de efervescente que en las décadas del 80 y 90. En ese tiempo aseguró pudo organizar las prioridades de su vida, colocando a “Dios primero, luego mi familia y tercero la música”. Con esta filosofía es que ha manejado los últimos 24 años de su carrera.

El cantante no teme en admitir que en las últimas décadas al igual que le ha pasado a muchos de sus pares salseros vive de sus éxitos musicales y de las producciones discográficos que realizó en sus primera etapas como cantante de orquesta y como solista. Entre risas reveló “llego con una canción nueva y la gente no la quiere y empiezo a cantar lo que piden”.

Igual reconoció que no ha “calentado” la plaza de su patria como quisiera. En cambio, ha concentrado sus presentaciones en el exterior.

Precisamente en estos días, el exponente partirá a presentarse a México, luego va a Europa, a Colombia y Perú. En medio de las presentaciones vendrá a Puerto Rico para el Día Nacional de la Zalsa y luego regresa a Europa a continuar la gira musical.

Su cita en Puerto Rico será además una oportunidad para tener un reencuentro con todos los músicos que conoció al inicio de su carrera hace 43 años. Compartirá en tarima con Humberto Ramírez, músico importante y trascendental para Vega ya que le ayudó a buscar un sonido una identificación musical. En el 1976, la voz de “Esa mujer” comenzó a cantar con la orquesta de Raphy Leavitt, luego tuvo la oportunidad de grabar con Luis Ramírez, Eddie Palmieri y Willie Rosario hasta que en el 1988 se lanzó como solista convirtiéndose en una de las voces principales de la salsa romántica y de mayor éxito.

Del evento salsero adelantó que será un recorrido musical de casi una hora en la que dará voz a sus clásicos “Lo mío es amor”, “Fui la carnada”, “Aparentemente” y “Yo me quedo”, entre otros. Cada uno de sus temas marcó la época de gloria de la salsa y resultará un banquete nostálgico para los miles de asistentes que participen de la edición 37 del Día Nacional de la Zalsa en el estadio Hiram Bithorn en San Juan.

Volverá a grabar

El salsero que llegará el 4 de marzo a Puerto Rico aseguró que ya es tiempo de regresar al estudio de grabación. El artista grabó recientemente un tema para la producción de boleros en salsa a cargo del productor Diego Galé. El proyecto compila varios boleros en voces de Gilberto Santa Rosa y Maelo Ruiz, junto a cantantes del género.

“Para verano debería estar entrando al estudio a grabar un disco. No grabó un disco hace más de 20 años. No paro de trabajar, pero ya es tiempo. El ponerle voz al proyecto de Diego Galé me animó. Él me dijo que lo trabajaba conmigo, así que vamos pa’ encima. Voy con temas nuevos y con la misma esencia de esos primeros temas que lanzamos como solista”, mencionó el cantante.

Sobre su salud aclaró todo está bajo control, luego de que trascendiera que tuvo un percance en la Feria de Cali, Colombia en diciembre del año pasado. Según narró sufrió una deshidratación luego de realizar dos bailables en una misma noche y no logró levantarse para asistir a un conversatorio que tenía en esa misma noche.

“Gracias a Dios estoy bien. En Colombia dijeron que me encontraron inconsciente, pero eso no fue cierto. Es que me deshidraté y no pude levantarme para ir al conversatorio, pero esa misma noche toqué. Me he hecho todos los exámenes y gracias a Dios estoy súper bien y estoy al día en todo. Lo único que quisiera es bajar unas libras demás que tengo, pero la verdad es que no controlo la boca porque me gusta comer”, concluyó el artista que ha tenido otros percances de salud, pero los ha podido superar.