Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Christian Bale y Matt Damon protagonizarán el nuevo filme. (20th Century Fox)
Christian Bale y Matt Damon protagonizarán el nuevo filme. (20th Century Fox)

“Ford v Ferrari”, el nuevo largometraje de 20th Century Fox que estrena este jueves  en Puerto Rico, es indiscutiblemente un filme espectacular.

Este logro se da en gran parte porque el director James Mangold (“Logan”, “3;10 to Yuma”) le dedica la misma pasión visceral a las secuencias que tienen a sus protagonistas manejando a toda velocidad en carros de las marcas titulares que a las escenas que conectan al espectador a nivel emocional con la misión imposible de los personajes centrales del filme. Como resultado, no importa lo que esté sucediendo en pantalla, cada minuto de este filme resulta, genuinamente, emocionante.

Al esfuerzo sólido de la dirección de Mangold se le añade el combustible que traen las actuaciones superlativas de Christian Bale y Matt Damon en los roles principales. Resulta curioso que estos dos actores no hayan trabajado juntos antes, pero la naturalidad y chispa de su química en este filme carga con ecos de la de Robert Redford y Paul Newman en los filmes que hicieron como dupla.

La amistad conflictiva entre Carol Shelby (Damon) y Ken Miles (Bale) no es lo que mueve la trama de esta película hacia adelante, pero definitivamente es el recurso que le da profundidad dramática a toda la pirotecnia y poesía audiovisual que el director logra plasmar en la pantalla.

La trama de “Ford v Ferrari” dramatiza los eventos de la vida real que sucedieron durante la década de los 60 cuando la compañía de autos estadounidense decide tratar de competir con el famoso modelo italiano por cuál carro es el más rápido. Lo que para Henry Ford II ( Tracy Letts) comienza como una estrategia de mercadeo luego se convierte en un asunto de orgullo personal cuando una negociación con los contraparte de Ferrari se derrumba y culmina en insultos . Esto impulsa al heredero del legado de Ford a abrir su chequera y reclutar un equipo que pueda diseñar un Ford que venza a Ferrari en el circuito de Le Mans en Francia, una carrera que dura 24 horas consecutivas.

Esta misión quijotesca le toca a los personajes de Damon y Bale. Matt Damon interpreta Carol Shelby, un hombre que, dado a una condición física, tuvo que renunciar a ser conductor profesional y ahora se dedica a diseñar carros especializados.  El chofer superdotado de su equipo es Ken Miles (Bale) un británico que tiene el toque dorado detrás del volante y ninguna destreza social cuando no está manejando. La relación de agua y aceite de estos dos personajes resultaría trillada si no fuera por el talento de los actores y por la forma en que el guion los desarrolla como lados opuestos de la misma moneda. Ambos hombres tienen la pasión de un artista, lo que sucede es que uno tiene que recuperar su fuerza de voluntad mientras que el otro tiene que aprender a no siempre querer imponer la suya.

La jornada de estos personajes es fascinante de principio a fin y la dirección de James Mangold se encarga de que todo el filme sea una verdadera maravilla del cine análogo, una producción con todo el despliegue de un “blockbuster” moderno que lo logra sin un solo recurso digital.