Matt Damon y Adam  Driver protagonizan la película "The Last Duel"'.
Matt Damon y Adam Driver protagonizan la película "The Last Duel"'. (Suministrada)

“The Last Duel”, el nuevo filme de Ridley Scott (”Gladiator”, “Alien Covenant”) que estrena este jueves en los cines de Puerto Rico, es una mirada minuciosa al pasado que ilustra males sociales que todavía están presentes y activamente causando estragos. La trama de este filme se remonta varios siglos atrás, décadas antes de que todo Europa fuera violentada por las Cruzadas, pero el enfoque calibrado de la dirección de Scott convierte al filme en un misil hacia el patriarcado.

Resulta importante resaltar que aunque este sea un filme de alto presupuesto, evidenciado en su suntuosa puesta en escena y con la presencia de Matt Damon, Adam Driver, Jodie Comer y Ben Affleck en roles claves, su preocupación principal no es el entretenimiento. Scott y su talentoso elenco está completamente enfocado en crear un espacio tangible donde el espectador se sienta incómodo al reconocer que las injusticias de hace cientos y cientos de siglos atrás son las mismas de ahora. Para darle vitalidad a esto y en varios momentos acentuar matices que logran que la película alterne entre tragedia y farsa, el director y su elenco se aferran al dinamismo de la estructura dramática del guion.

El mismo adapta el libro homónimo de Eric Jager y muestra los mismos sucesos desde tres perspectivas diferentes. La primera sección le pertenece a Sir Jean de Carrouges (Matt Damon), un caballero destacado en la batalla que ve como su rectitud y rigidez moral lo lleva a quedar aislado del progreso sociopolítico que se asocia con su posición privilegiada. La primera relación que se ve lacerada es con Jacques Le Gris (Adam Driver), su mejor amigo y brazo derecho en el campo de batalla. El deterioro de esta relación llega a su momento más explosivo cuando la esposa de Carrouges (Jodie Comer) acusa públicamente a Le Gris de haberla violado.

La segunda sección del filme muestra estos mismos eventos desde el punto de vista del acusado, pero el verdadero triunfo de la película es abrir el espacio en la narrativa para ver la perspectiva de Margarite de Carrouges.

Con este viraje el filme adquiere una profundidad dramática inesperada y le da un subtexto volátil a todo lo que ha se ha visto antes. Aunque Damon y Driver se entregan de lleno a mostrar como todo lo que sucede en pantalla es un reflejo de la fragilidad de los egos de sus personajes, el trabajo más destacado del elenco masculino es el de Ben Affleck. En todas las versiones de la historia, el actor entrega un personaje totalmente enamorado de su falta de moral y deseo de poder. Aún así el filme correctamente exalta la interpretación compleja y consistente de Comer, quien dramatiza el precio de un abuso que todavía esta presente en la vidas de las mujeres del Siglo 21.

💬Ver comentarios