Refrescar e hidratar a tu mascota es muy importante en días de mucho calor debido a que  no sudan como los seres humanos y su sistema de termorregulación es diferente.
Refrescar e hidratar a tu mascota es muy importante en días de mucho calor debido a que no sudan como los seres humanos y su sistema de termorregulación es diferente. (Suministrada)

Ante las altas temperaturas que se están experimentando desde hace unos días, el Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico (CMVPR), advierte sobre la importancia de refrescar adecuadamente a las mascotas. Por ejemplo, señala que el calor intenso puede reducir su apetito y las ganas de moverse, pero también puede tener consecuencias más graves como el golpe de calor, que puede llegar a ser fatal.

Los perros no sudan como los seres humanos debido a que su sistema de termorregulación es diferente y menos eficaz en la temporada de intenso calor. Por eso, el jadeo es la principal forma que tienen de regular la temperatura de su organismo, lo que ocasiona una pérdida de líquido corporal, a la que se añade el que pierdan líquidos a través de las glándulas sudoríparas en las almohadillas de las patas.

Por estas razones, el CMVPR ofrece algunos consejos para refrescar a tu mascota durante el verano y ayudarte a pasar mejor esta época del año:

  • Es importante mantenerlos bien hidratados. Un perro debe tener agua fresca y limpia las 24 horas del día. Debes evitar tener el recipiente al sol ya que en el verano el agua se evapora o se calienta y la mascota puede dejar de ingerir agua por esta razón.
  • Alimenta a tu mascota en las horas más frescas del día ya que el calor puede reducir su apetito.
  • Tanto en el interior como en el exterior de la vivienda, la mascota debe tener un espacio protegido del sol, con sombra para descansar. Su cama debe ser de material transpirable o levantadas del suelo.
  • Recuerda siempre llevar agua fresca en sus paseos. Si lo paseas en coche, procura que sea uno que provea buena ventilación.
  • Se recomienda mojar la cabeza o el tronco del perro, y zonas como el vientre, las almohadillas de las patas y humedecer el interior de las orejas con cuidado para que no le entre agua en el oído.
  • La mejor forma de refrescar a tu mascota es un baño, ya sea en el río, la playa o en una piscina, pero si no existen estas posibilidades, es bueno saber cuáles son las zonas clave que deben refrescarse. Recuerda también que existen duchas y piscinas para perros.
  • No se recomienda hacer actividades físicas en los momentos de más calor debido a que el suelo de la calle puede afectar las almohadillas de sus patas.
  • Nunca dejes a las mascotas en un vehículo estacionado. Aún con una ventana abierta o bajo la sombra, las temperaturas en un auto pueden aumentar rápidamente.

“Hay cuidadores que optan por cortarle el pelo a su mascota. El pelaje que tienen estos animales les ayuda contra el frío, pero también les protege contra el calor. Además, en algunas razas cortar el pelo puede dejar al descubierto zonas sensibles en las que el sol puede afectarles más directamente”, señala CMVPR.

Destaca, además, que si estás pensando en cortar el pelo de tu mascota para que esté más fresca, consultes primero con un médico veterinario licenciado y colegiado para que te aconseje cuál es la mejor manera para su caso. “En razas de pelo largo, por ejemplo, recortar de la zona de la barriga puede ayudar a soportar mejor el calor”.

Qué hacer ante un golpe de calor

  1. Si observas que el animal jadea fuertemente, produce mucha saliva y se resiste a andar, tiene la piel más caliente de lo habitual o se tumba sobre el vientre en lugares fríos, posiblemente presenta síntomas relacionados con el golpe de calor. Por lo que debes intentar bajar la temperatura lo antes posible.
  2. Identifica rápidamente un lugar que tenga sombra, ofrécele agua y trata de refrescarlo poco a poco. No se recomienda usar en ese momento una bañera o una manguera hasta que se estabilice y retome una respiración normal.
  3. Si los síntomas o la situación son más graves, puedes empapar una camiseta en agua y aplicársela, tipo paño húmedo en cuello y cabeza y llevarle urgentemente a una clínica veterinaria.

Es importante siempre consultar con el médico veterinario. Para más información, puede llamar al Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico al 787-520-0237 o acceder www.facebook.com/CMVPR.

💬Ver comentarios