Tener todos los implementos para la limpieza del hogar a la mano hará la tarea más llevadera y efectiva. (Shutterstock)

Con más tiempo en casa, y ante las recomendaciones que deben seguirse para desinfectar y evitar la propagación del coronavirus, es probable que la limpieza esté entre una de las principales actividades diarias de cada hogar.

Sin embargo, aunque, para la mayoría de las personas limpiar es simplemente eso, limpiar, la realidad es que si no lo haces de la manera correcta podrías estar arruinando tu trabajo.

1. Usar el mismo paño en toda la casa

(Shutterstock)

Aunque lo laves después de cada uso, por razones obvias, usar el paño que usas en el baño para limpiar la cocina, por ejemplo, no es una buena idea, ya que estarías regando el sucio y los gérmenes de un lugar al otro, dice la compañía especializada Merry Maids.

La mejor manera de para limpiar es tener ya sea un paño de microfibra designado para cada área de tu casa o usar papel toalla limpio para cada superficie que limpies. La ventaja del paño de microfibra es que lo puedes echar a lavar en la lavadora después de cada uso.

2. Usar un plumero

(Shutterstock)

¿Sabías que por más que anuncien que “atrapan el polvo” esto no es así? ¡Al contrario, riegan más el polvo!

Así lo mostró una investigación del Good Housekeeping Institute, que señala que lo mejor es usar, otra vez, un paño de microfibras o papel toalla humedecido con el producto de limpieza que vayas a utilizar, según la superficie, o simplemente con agua.

3. No limpiar la aspiradora

(Shutterstock)

Usar la aspiradora para tus tareas de limpieza es súper práctico, pero, si no le cambias el filtro, no solo no va a hacer bien su trabajo de aspirar el sucio y el polvo, sino que también puede soplar la suciedad hacia el suelo o la alfombra.

De acuerdo con la Asociación de Manufactureros de Electrodomésticos (AHAM, en inglés), para evitar este problema, se recomienda que vacíes o cambies las bolsas de la aspiradora o el contenedor tan pronto estén llenos. Limpia los aditamentos y también el respiradero del motor con un paño de microfibra o papel toalla húmedo (¡Recuerda desconectar la aspiradora antes!).

4. Colocar el cepillo del inodoro a su recipiente inmediatamente después de usarlo

(Shutterstock)

Si haces esto, los gérmenes se multiplicarán porque tienen el ambiente propicio para ello.

La mejor manera de evitar que esto ocurra, de acuerdo con Angela Brown, una limpiadora profesional con más de 25 años de experiencia y que cuenta con una página web (Ask a House Cleaner) y canal de YouTube (Savvy Cleaner) donde da sus consejos sobre este tema, es desinfectando y dejando que el cepillo se seque completamente antes de ponerlo de vuelta en su contenedor.

¿Cómo lo haces? Una vez termines de limpiar el inodoro, Brown recomienda que lo coloques entre el inodoro y lo pilles contra el asiento (deja la tapa arriba) para que se airee y se seque. Si esto es inconveniente para ti, también puedes sustituirlo con una varita con la parte limpiadora desechable, de las que hay varias disponibles en el mercado.

5. No limpiar el fregadero

(Shutterstock)

Si limpiaste cada superficie en tu cocina, pero no limpiaste el fregadero, ¡no hiciste nada! Esta es un área donde los gérmenes y las bacterias se multiplican mucho por la humedad y porque hay partículas de comida también.

Esto lo evitas, limpiando el fregadero después de cada uso y secándolo. De acuerdo con Better Homes & Gardens, una buena manera de hacerlo es usando baking soda y agua caliente y una esponja.

6. Limpiar el piso antes de limpiar muebles y otras superficies

(Shutterstock)

Si barres, mapeas o pasas la aspiradora y luego limpias los abanicos de techo o de pedestal, los muebles, las mesas y todo lo demás, habrás echado a perder tu trabajo previo, pues caerán partículas en el piso y tendrás que volverlo a limpiar.

The Apartment Therapy recomienda que comiences a limpiar de arriba para abajo: ventanas, mesas, muebles, sillas y otras superficies, y finalices con el piso.

7. Rociar las superficies antes de limpiarlas

(Shutterstock)

Si eres de quienes rocían las superficies para luego limpiarlas, debes saber que, de esta manera, no solo desperdicias producto, sino que también causas que el polvo y el sucio se adhieran más fácilmente a la superficie.

Una vez más, los paños de microfibra y el papel toalla vienen a tu rescate. Échales la solución directamente y luego limpia la superficie, recomienda el sitio web First for Women.

8. No limpiar la lavadora o el lavaplatos

(Shutterstock)

De acuerdo con la publicación Real Simple, los electrodomésticos también deben limpiarse periódicamente. En el caso de los lavaplatos, estos pueden acumular residuos de alimentos y otras partículas que pueden causar mal olor y que los platos salgan manchados o sucios. La lavadora también puede oler a humedad y ese olor se puede transferir a tu ropa recién lavada.

En estos casos, puedes limpiar el lavaplatos según las recomendaciones del manufacturero. También puedes usar una taza de vinagre blanco en la rejilla inferior, después de pasarle un paño al interior de a máquina. Para la lavadora, Better Homes & Gardens indica que puedes usar alguna tableta limpiadora para este tipo de electrodoméstico, pero si no las encuentras, puedes usar 2 tazas de vinagre blanco en un ciclo de agua caliente.

Ya que estás en esto, recuerda limpiar y desinfectar también el cesto de la ropasucia, recomiendan los Centros para el Control y la Prevenciónde Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

9. Restregar las machas

De acuerdo con el blog Living Well Spending Less, restregar las manchas las incrusta más en ciertas superficies, como puede ser, por ejemplo, una alfombra. En todo caso, la creadora del blog, Ruth Soukup, recomienda que remover lo más que puedas de la sustancia que se derramó y usar un limpiador oxigenado presionado la mancha hasta atraparla con el paño.

10. No limpiar las cortinas ni los cojines

290721518

Las cortinas y los cojines son elementos decorativos que le brindan validez a un hogar, pero también recolectan mucho polvo y son el hogar perfecto para los ácaros que causan alergias.

Si las cortinas son de tela transparente y lo permiten, puedes lavarlas en la lavadora con un par de toallas, de acuerdo con Consumer Reports. Esta organización aconseja ponerlas a remojar en la lavadora por 5 minutos en agua fría, usar un detergente suave y luego vaciar el agua de la lavadora. Después usa el ciclo de ropa delicada por 2 o 3 minutos solamente. Si tienes secadora pon las cortinas y las toallas a secar en el ciclo sin calor por 2 o 3 minutos y cuélgalas mientras estén húmedas todavía.

Consumer Reports también aconseja usar la aspiradora regularmente con el aditamento de cepillo suave o con una escoba de cerdas sintéticas suaves.

Consejos finales

(Shutterstock)

La limpieza no debe ser tarea de un solo miembro de la familia. Si todos se involucran el trabajo será más llevadero y divertido. Tener los productos y los utensilios de limpieza a la mano, también hará que la tarea sea más eficiente.

Además, como la desinfección del hogar es ahora una prioridad, los CDC hacen las siguientes recomendaciones:

  • Si una superficie está visiblemente sucia, límpiala primero con agua y jabón, luego usa un desinfectante.
  • Usa guantes desechables.
  • Asegúrate de tener buena ventilación en el área donde estás limpiando.
  • Usa una solución de cloro diluida o una solución a base de alcohol con al menos 70% de alcohol. La Agencia de Protección Ambiental (EPA, en inglés) tiene una lista de productos de limpieza que cumplen con sus criterios de uso contra el COVID-19.
  • Sigue las instrucciones en la etiqueta del producto de limpieza y verifica que el producto no haya caducado.
  • Lávate las manos cuando hayas terminado.


💬Ver 0 comentarios