Cada padre será responsable incluso de establecer las normas y la consistencia en el horario de estudio. (Archivo / GFR Media)

Las imágenes de la escuela pública Agripina Seda en Guánica que quedó en ruinas tras el terremoto de 7 de enero dejó a muchos boquiabiertos. Una vez pasó esa primera impresión, surgió la preocupación acerca de la seguridad en los planteles. A casi un mes de este evento, y mientras continúa la actividad sísmica en el suroeste del país, miles de estudiantes no han podido regresar a clases.


💬Ver 0 comentarios