Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La diabetes gestacional sucede cuando las hormonas que produce la placenta bloquean el trabajo que hace la insulina. (Shutterstock)

Es un tipo de diabetes que puede aparecer, por primera vez, después de la semana 24 del embarazo en mujeres con factores de riesgo. Por ejemplo, si tienen un familiar cercano con la enfermedad, están sobrepeso u obesas, las que ya han tenido bebés con un peso mayor de ocho libras y las que aumentan de peso muy rápido en el embarazo. 

Se conoce como diabetes gestacional y sucede cuando las hormonas que produce la placenta bloquean el trabajo que hace la insulina, lo que causa que los niveles de azúcar en sangre aumenten, explica Carmen Zorrilla, catedrática de obstetricia y ginecología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico.

“El riesgo mayor  es para el bebé debido a que todo en la placenta va de mamá a bebé a través de una membrana  que se conoce como el vello coriónico. Así que la glucosa cruza la placenta y el feto activa la insulina para bajar esa azúcar elevada”, explica la obstetra.

Sin embargo, la insulina en el feto también tiene el rol de factor de crecimiento, así que estimula un crecimiento acelerado “al punto que esos bebés nacen de 8, 10, 12 libras, si la diabetes no está controlada”, indica Zorrilla.

Un feto más grande también presenta mayores problemas al momento del parto y hay más riesgo de cesárea, además de que el bebé puede tener complicaciones. Por ejemplo, al  nacer le baja la azúcar en sangre y surge la hipoglucemia, lo que puede causar su muerte. También  puede aumentar la bilirrubina en sangre y esto  causaría alteraciones en el cerebro.  El otro riesgo es que el bebé puede morir en el útero a los siete u ocho meses. Según la doctora, esto es   impredecible. 

“Por eso a toda  embarazada, y en especial a la que tiene diabetes, se le dan unas instrucciones para que monitoreen cuántas veces se mueve el bebé durante varias horas al día y así establecer el patrón de movimiento. Si ven que se movía unas 12 veces y de momento baja a cuatro, tiene que salir corriendo a buscar ayuda”, advierte Zorrilla, mientras resalta que se trata de una situación muy traumática para la madre.

En términos de tratamiento, el primer paso para el manejo de este tipo de diabetes, recomienda  Zorrilla, es una dieta saludable, baja en grasas, en la que se planifiquen pequeñas porciones para comer cinco veces al día. Si eso no funciona, hay medicamentos que se dan durante el embarazo para controlar el azúcar en la sangre.

“También se puede utilizar insulina porque va a controlar la azúcar de la madre, pero no cruza la placenta así que no va a causar problemas al bebé”, agrega.


💬Ver 0 comentarios