Sin importar cuán imperfecto sea el movimiento de la aceptación corporal, solo recuerda: nosotras ni siquiera tuvimos uno. (Qieer Wang/The New York Times)

Por Sarah Miller


💬Ver 0 comentarios