Algunas manifestaciones cutáneas, como la erupción molbiliforme que afecta a algunos niños con Covid-19, se parece a las que se ven en virus como el dengue y se puede confundir con esa infección. (Shutterstock)

Además de tos seca, dolor de garganta y fiebre, así como pérdida del olfato y del gusto -síntomas más conocidos del COVID-19-, también se pueden presentar unas erupciones y lesiones en la piel que, en los niños, pueden causar mayores complicaciones.

De hecho, las manifestaciones cutáneas en infantes y menores de 18 años se han relacionado con otro síndrome viral conocido como Kawasaki debido a que presentan algunos síntomas parecidos a esa enfermedad pediátrica. Entre ellos, hinchazón, erupción morbiliforme en la piel (lesiones de morfología, extensión y distribución variable) hinchazón de los dedos, la cara y lengua muy roja.

Así lo explica el dermatólogo José R. González Chávez, quien destaca que estos casos se comenzaron a ver primero en Europa y desde hace algunas semanas, en Nueva York. Sin embargo, destaca que los científicos ahora prefieren referirse a los síntomas en piel que afectan a los niños como “síndrome multisistémico inflamatorio” debido a que hay algunas diferencias clínicas entre Kawasaki y el cuadro clínico de los niños con coronavirus “y se cree que lo que está detrás de esto no es tanto la viremia, sino que desencadena unos procesos inmunológicos muy reactivos”.

“En realidad, además de tener el cuadro típico de esa enfermedad, llegan deshidratados y en un estado muy severo, mucho más tóxicos que los niños a los que les da Kawasaki”, explica González, pero resalta que los niños que desarrollan este síndrome inflamatorio lo hacen después de haber pasado el COVID-19. De ahí la importancia de estar atentos a cualquier síntoma relacionado con la piel y, sobre todo, tener en cuenta que muchos niños y jóvenes son asintomáticos y pasan la infección sin mayores problemas.

“No es que el virus se los cause como tal, es que lo desarrollan posterior y algunos de ellos no han tenido un cuadro severo con la enfermedad (COVID-19). Pero cuando se hace la prueba de los anticuerpos la tienen positiva. Usualmente, los padres llevan a los niños a emergencia porque están deshidratados y en shock tóxico. Pero aparenta ser que las incidencias sobre enfermedades coronarias, que son muy características del síndrome de Kawasaki, en estos pacientes ocurren con menos frecuencia”, sostiene el dermatólogo.

Sin embargo, hasta finales de la semana pasada en Puerto Rico no se habían diagnosticado niños con ese cuadro clínico, afirma el infectólogo Jorge Bertrán, director de la sección de infectología del Hospital AuxilioMutuo y del programa de infectología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Ciencias Médicas (RCM).

“Este síndrome multisistémico inflamatorio que se ve mayormente en infantes y niños se presenta con lesiones en piel parecidas a las de Kawasaki, fiebre persistente, diarreas y dolor abdominal”, agrega el doctor Bertrán, quien recomienda a los padres estar pendientes a un enrojecimiento marcado de los labios y la lengua.

“Se conoce como ‘strawberry tongue’ o lengua de fresa. También pueden tener una conjuntivitis bilateral no purulenta y distintos tipos de erupciones. A veces las manos y los pies están hinchados”, advierte el infectólogo, aunque dice que, generalmente, los niños con Covid-19 están asintomáticos “y uno tiene que estar pendientes para que no infecten a los adultos”.

Cabe aclarar que la enfermedad de Kawasaki, descrita hace más de 50 años, es una afección rara pediátrica que surge luego de una infección y causa inflamación (hinchazón y enrojecimiento) en los vasos sanguíneos. Si no se trata a tiempo puede ocasionar inflamación del corazón y de las arterias coronarias y causar problemas cardíacos a largo plazo, tales como coágulos sanguíneos, aneurismas o un ataque cardíaco.

Lo que más se ve en Puerto Rico

En términos de lesiones en la piel debido al coronavirus, en los niños se ha visto lo que se conoce como “COVID toe” o dedos de los pies COVID, indica el doctor Néstor Sánchez, catedrático en el departamento de dermatología de la Escuela de Medicina de la UPR-RCM.

“Son lesiones en los dedos de los pies purpúricas a consecuencia de la sangre sin oxígeno. En inglés también se les dice ‘chilblains’ (o sabañones), que se relaciona con los problemas de falta de oxigenación en la sangre que tienen muchos pacientes con la infección de coronavirus en la etapa severa”, sostiene el dermatólogo, quien destaca que en los niños hay una “especie de diseminación intravascular cutánea que, clínicamente, se manifiesta de una forma muy parecida al síndrome Kawasaki.

El dermatólogo también advierte que la infección con COVID-19 en niños se puede confundir con dengue. Por ejemplo, explica que en Tailandia (donde el dengue también es endémico como aquí) ha habido casos de pacientes con estas lesiones en piel, fiebre y dolor en el cuerpo, como si fuera un dengue típico, pero en realidad es coronavirus.

De hecho, el doctor Sánchez resalta que tanto en el dengue como en el chikungunya aparecen lesiones en piel, además de que tienen síntomas muy parecidos al coronavirus.

“Una de las dificultades es que estas lesiones cutáneas pueden confundir. En Italia también se publicó un estudio en el que se encontró que medicamentos antivirales que se utilizan para tratar el coronavirus pueden causar lesiones en piel similares”, advierte.

Precisamente, el doctor Bertrán señala que algunas manifestaciones cutáneas, como la erupción molbiliforme típicamente se parece mucho a las que se ven en muchos virus como el dengue. “En esta época del año, en que también hay dengue, hay que tener cuidado y hacer ambas pruebas a los pacientes para evitar mal diagnosticar uno por otro. En el caso del dengue pertenece al grupo de virus que causa fiebre hemorrágica, que es un síntoma serio. Pero una diferencia, por ejemplo, es que los pacientes de dengue tienen las plaquetas bajas y los de COVID-19, no. Aun así, hay que estar pendientes porque se pueden confundir”, advierte.


💬Ver 0 comentarios