El aislamiento social y el confinamiento en los hogares ha tenido un efecto en la conducta de un sector de la población con ciertos trastornos y disfunciones. (Archivo GFRMedia)

El aislamiento social y el confinamiento en los hogares, ordenado por el gobierno para evitar el contagio y la propagación del coronavirus que causa el COVID-19, también ha tenido un efecto en la conducta de un sector de la población con ciertos trastornos y disfunciones. Sobre todo, aquellos que necesitan una rutina diaria que los ayuda a controlar ciertas manifestaciones psicológicas, conductuales y motoras.

En ese grupo están los niños, adolescentes y adultos con el trastorno del espectro autista (TEA), señala Rosalie Negrón, terapeuta ocupacional y miembro del Colegio de Profesionales de Terapia Ocupacional de Puerto Rico (CPTOPR).

Se trata de una población que está acostumbrada a una rutina diaria que se trastocó con la cuarentena. “Además de que no hubo tiempo para explicarles lo que iba a ocurrir y, con el cambio de rutina, se les ha afectado el patrón al que estaban acostumbrados”, agrega Negrón.

Precisamente, el gobierno de Puerto Rico autorizó recientemente “salidas terapéuticas” para esta población acompañados de un familiar y tomando las medidas cautelares. “La disposición facilita que las personas con TEA puedan tener un periodo de salidas terapéuticas que les ayuden a manejar los retos conductuales y sensoriales logrando que tanto ellos como su familia puedan tener una mejor calidad de vida en el periodo de confinamiento”, afirma Negrón, aunque resalta que los padres o encargados deben determinar si ese paseo es beneficioso, además de que deben tomar en consideración la salud y seguridad de todas las partes.

Según la terapeuta, por la naturaleza del trastorno pueden presentar diferentes sintomatologías, conductuales o de base sensorial, que se pueden modular o mejorar, ya sea con una caminata o exponiéndolos a un ambiente diferente al del hogar.

Sin embargo, enfatiza que son los padres o tutores los que pueden determinar si esta caminata es beneficiosa y segura para el niño, la niña o el adulto con TEA.

Además, deben asegurarse de que entiendan las medidas de distanciamiento con otras personas que no sean del núcleo familiar. Otro aspecto importante, resalta Negrón, es que toleren el uso de la mascarilla y que entiendan que tienen que usarla todo el tiempo que estén caminando.

“Se recomienda que sea una mascarilla o un pañuelo que le cubra la nariz y la boca o puede usar un ‘face shield’ de plástico. Algunos toleran la mascarilla, pero eso va a variar según las dificultades que presente cada uno. Para los que no la toleran, se recomienda primero que se haga como una forma de juego; que busquen una mascarilla que le agrade, tanto por la forma como por la textura, además es importante que el elástico no apriete mucho en el área de la oreja”, recomienda la terapeuta.

Otra opción es coser botones a cada lado de una gorra, al nivel de las orejas para enganchar el elástico y que no toque la oreja.

De la misma forma, puedes darle la alternativa de usar un pañuelo tipo vaquero amarrado en la parte de atrás de la cabeza.

“Días antes se puede utilizar la mascarilla en la casa por una hora e inventarse juegos, ya sea de vaquero o de héroes para ir practicando y que se vaya acostumbrando. Dependiendo de la edad, se le pueden enseñar fotos de lo que está pasando en la comunidad. Por ejemplo, de cómo la gente lleva la mascarilla cuando sale de la casa, al igual que fotos de niños de otros países con mascarillas para que vaya entendiendo que es algo para todo el mundo”, propone Negrón, quien destaca algunos beneficios que se logran con estas salidas.

Entre ellos, menciona que los ayuda a autorregularse en cuanto a su conducta y sus necesidades sensoriales, además de que pueden tener un periodo de esparcimiento fuera del hogar, a la vez que hacen actividad física que también es muy necesaria para ellos. “Todos esos componentes van a mejorar su estado de salud y calidad de vida. Y, por ende, la familia también la va a tener”, agrega la especialista, quien ofrece las siguientes recomendaciones para que el paseo sea exitoso:

Antes de la salida:

1. Debes asegurarte que la persona con trastorno del espectro de autismo conozca las medidas de distanciamiento (seis pies de distancia entre cada persona) y el uso adecuado de mascarilla.

2. Identifica la ruta que se utilizará para la salida. La misma debe ser una ruta familiar para la persona, cercana a su domicilio y segura.

3. Asegúrate que el niño o la persona con TEA tenga clara la ruta, el punto final y de regreso de la salida.

4. Determina el tiempo que durará la salida y asegúrate que la persona tenga claro la duración de esta. Se recomienda que las salidas sean cortas. Pueden utilizar un reloj o cronómetro para medir el tiempo de la salida.

5. Utiliza una agenda visual para organizar la salida. (Puede ser una foto del lugar al que se va a ir).

Durante la caminata:

1. Debes asegurarte que la persona con TEA y su acompañante utilicen mascarilla.

2. Tener identificación, carné o nota médica que identifique a la persona con TEA.

3. Se sugiere uso de pañuelo o pulsera de color azul alrededor de la muñeca. (Este color identifica a la población con TEA)

4. Repasar la ruta y el tiempo de duración del paseo.

5. Tener claro que la salida no tiene como fin ir al supermercado, la escuela o visitar un familiar.

6. Evitar áreas de juego comunales ya que pueden ser foco de contagio.

7. Evitar áreas con conglomeración de personas, como los supermercados.

8. En ningún momento se debe dejar solo a la persona con TEA.

9. Tomar en consideración las inclemencias del clima. Lo ideal es que sea una hora del día que sea fresca, sin mucho sol o caminar por áreas que provean sombra.

10. Se puede hacer una salida en carro, sin bajar en ningún lugar, realizando una ruta que le resulte familiar a la persona, lo que le ayude a autorregularse, organizarse o conectar con su pasada rutina.

Al finalizar el paseo:

1. Antes de entrar a su casa puede considerar cambiar el calzado.

2. Lavado de manos con agua y jabón.

3. Si la salida fue exitosa, puede proveer un refuerzo positivo a la persona. Por ejemplo, que vea su programa favorito o o permitirle jugar el juego que más le gusta por un tiempo determinado.


💬Ver 0 comentarios