La mayoría de las pacientes (con menopausia prematura o temprana) presentan irregularidad menstrual y síntomas asociados a ello como calentones, resequedad vaginal y disminución en las ganas de tener relaciones sexuales. (Shutterstock)

Los sofocones intensos iban y venían. A veces, duraban hasta cuatro minutos, pero Susana (nombre ficticio) no sabía qué era lo que sucedía con su cuerpo. Cuestionaba que era muy joven para comenzar a sufrir de estos episodios y para que dejara de bajarle la menstruación. Lo que ella desconocía, era que sufría de menopausia temprana.

“Casi siempre me daban los hot flashes del cuello hasta la cabeza en el trabajo. Eran tan fuertes que yo me tenía que sentar. Era algo que me quitaba toda la fuerza del cuerpo. Cada vez que me daba, yo me ponía histérica porque me dejaba sin aliento”, relató.

Susana fue diagnosticada con menopausia precoz a sus 44 años. Aproximadamente, un 5 % de las mujeres padece de esta condición, según un estudio de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés) en 2014.

La menopausia temprana o menopausia precoz ocurre cuando los ovarios dejan de producir hormonas y la menstruación desaparece en las pacientes de menos de 40 a 45 años. Esto produce que pierdan la capacidad reproductiva y presenten ciertos síntomas, mayormente, vistos en edades más avanzadas. La edad más común en la que se empieza a manifestar la menopausia es a los 51 años.

El término “menopausia prematura” puede usarse para referirse a casos de mujeres y algunas personas trans y no binarias en los que la menstruación se detiene por completo antes de los 40 años. NAMS establece que la única diferencia entre la menopausia prematura y menopausia temprana es la edad en la que sucede.

“La mayoría de las pacientes (con menopausia prematura o temprana) presentan irregularidad menstrual y síntomas asociados a ello como calentones, resequedad vaginal y disminución en las ganas de tener relaciones sexuales”, explicó la ginecóloga y obstetra Yari Vale Moreno.

Otros síntomas que pueden evidenciar la menopausia son los cambios de humor, baja autoestima,insomnio, dolores de cabeza, inflamación en la vagina y cambios de peso.

La Oficina para la Salud de la Mujer (OWH, por sus siglas en inglés), del Departamento de Salud de Estados Unidos, advierte que las mujeres que tienen menopausia temprana están en riesgo de padecer otros cuadros, como enfermedades cardíacas u osteoporosis.

“Los cambios que tiene la paciente y las incomodidades que esto pueda ocasionar son preocupantes. Ellas tienen alto riesgo de desarrollar osteoporosis más temprano que una paciente a la que le llega la menopausia a los 51 años, que es la edad promedio”, añadió la doctora Vale Moreno.

¿Cómo se diagnostica?

Además de presentar los síntomas y no haber tenido un período menstrual durante seis a doce meses, el médico debe realizar un análisis de sangre para medir el estrógeno y las hormonas para poder precisar la condición.

“Dentro de las causas que tenemos, hay veces que son factores genéticos asociados a eso. También, enfermedades autoinmunes que podrían ocasionarlo y que tu mismo cuerpo te esté atacando el tejido ovárico”, expuso la ginecóloga.

En el caso de Susana, su madre también había sufrido de la menopausia a temprana edad. Su ginecólogo le había indicado que, probablemente, había heredado la condición.

Vale Moreno enfatizó en que se deben evaluar otros padecimientos, como el hipotiroidismo o la hiperprolactinemia, que también producen irregularidad menstrual.

Tratamientos hormonales

Los especialistas pueden recomendar varios tratamientos para apaciguar los síntomas graves de la menopausia, como la terapia hormonal, anticonceptivos hormonales de baja dosis o tabletas recetadas para tratar resequedad y dolores vaginales.

La terapia o remplazo hormonal se encarga de sustituir algunas hormonas por estrógeno y progesterona artificiales que durante la menopausia se producen a niveles muy bajos en los ovarios. La OWH advierte que la terapia hormonal representa un riesgo para mujeres que tengan antecedentes de enfermedades cardíacas o de cáncer de mama, colesterol alto, niveles altos de triglicéridos, entre otros.

Por su parte, Susana utiliza un remedio natural para balancear eldescontrol hormonal de la menopausia.

“Comencé a utilizar progestorona en crema, que es completamente natural. Me la comencé a pasar en el ombligo y eso me ha controlado los hot flashes. Hace tiempo que no me dan”, contó.

Modificar tu estilo de vida

La menopausia temprana puede ocasionar tristeza, ansiedad y estrés por el cambio físico y mental en el cuerpo. La coach de salud integral de la mujer Mayra Ortiz Nieves resaltó que modificar hábitos de alimentación, mantenerse activa y recibir psicoterapia pueden aliviar los efectos y apoyar la transición.

“En esa situación, ya tus hormonas han bajado bastante. Así que tú no quieres disminuir la cantidad. Quieres preservar lo que tienes para poder apoyar tu cuerpo”, detalló Ortiz Nieves.

Asimismo, la creadora del podcast “Desde el útero” exhortó a mantener un balance de azúcar paracontrarrestar la disminución de hormonas. Igualmente, recalcó que una buenacalidad de sueño y prácticas, como la yoga o pilates, estimularán al cuerpo aestar en control.


💬Ver 0 comentarios