Sentir dolor intenso es común si, por ejemplo, tuviste una cirugía dental, una lesión deportiva o un accidente automovilístico, si sufres de cáncer, entre muchísimas otras razones. El dolor es la señal del sistema nervioso de que algo no anda bien en tu cuerpo, explica Medline Plus —el servicio informativo de salud en línea producido por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos y parte de los Institutos Nacionales de la Salud.

Para aliviar este tipo de dolor insportable, el médico te recetará un analgésico más potente que los que se venden sin receta (como el acetaminofén y antiinflamatorios no esteroideos, como la aspirina, el naproxeno y el ibuprofen). Estos analgésicos se llaman opioides.

Los opioides, a veces llamados narcóticos, son un tipo de medicamento. Incluyen analgésicos recetados como: oxicodona, hidrocodona, fentanilo y tramadol. La droga ilegal llamada heroína es también un opioide. Algunos opioides se producen a partir de la planta del opio y, otros, son sintéticos (hechos por el hombre).

Cuando el paciente sigue las instrucciones del médico y toma la cantidad correcta del medicamento, los opioides pueden ayudar a eliminar el dolor.

Entonces, ¿cuál es el problema? Que usarlos de la forma correcta, o sea, recetados, no elimina la posibilidad de crear dependencia y convertirte en un adicto. Ante este escenario, ¿imagínate también lo que puede provocar en quienes los utilizan indebidamente?

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas expone que usarlos de forma indebida significa: no seguir las instrucciones del médico, tomar pastillas que no fueron recetadas para ti y tomar opioides para lograr un estado de euforia o "high".

Alerta, además, que la heroína es un opioide ilegal que las personas usan para lograr un estado de euforia. A menudo se inyecta con una aguja. Puede presentarse en forma de polvo blanco o marrón, o como una sustancia negra pegajosa que se conoce como "alquitrán negro". También se le conoce como caballo, el diablo, azúcar negra y jaco (big H, horse, brown sugar, hell dusty snack).

Otro opioide ilegal es el fentanilo, un polvo blanco que es 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más fuerte que la morfina, informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés). A veces, a la heroína de la calle le agregan fentanilo, y eso causa muchas sobredosis.

Tanto los opioides medicinales como los opioides ilegales (como la heroína y el fentanilo) pueden causar adicción, sobredosis e incluso la muerte.

Las estadísticas de los CDC son dramáticamente reveladoras: cada día mueren 200 personas en Estados Unidos por sobredosis de opiáceos, esta adicción afecta a 4 millones en el país y en 2017 se registraron 72,287 muertes por el abuso de drogas y los casos por sobredosis de opiáceos de uso médico — como el fentanilo — provocaron más bajas que la heroína.

Las noticias de la muerte del actor Heath Ledger y el icono de la música pop, Prince conmovieron al mundo, mientras que la cantante Demi Lovato está “viva de milagro’’, pues una de las personas que estaba con ella la salvó con naloxona —un medicamento que, según la Organización Mundial de la Salud, revierte rápidamente una sobredosis de opioides y salva vidas.

El reporte de la autopsia de Ledger decía literalmente: “Según los forenses, Ledger falleció por intoxicación aguda a causa del efecto combinado de oxycodona, hidrocodona, diazepán, temazepam, alprazolam y doxylamina. Hemos concluido que la forma de muerte es accidental, resultado del abuso de medicamentos recetados”.

Por su parte, el reporte toxicológico confidencial de Prince que consiguió la agencia de noticias Prensa Asociada, dio una idea de cuánto fentanilo tenía en su sistema. La concentración de fentanilo en la sangre del cantante era de 67.8 microgramos por litro. El reporte explica que se han documentado muertes en personas con niveles en la sangre de tres a 58 microgramos por litro.

El reporte también dice que el nivel de fentanilo en su hígado era de 450 microgramos por kilo, y señala que las concentraciones en el hígado mayores a 69 microgramos por kilo “parecen representar una sobredosis o casos de toxicidad fatal”.

La experiencia de Demi Lovato, aunque con diferentes versiones en cuanto al tipo de droga utilizada, apunta también al fetanilo.

Este problema está lejos de solucionarse aún con las medidas que se han tomado en Estados Unidos como, por ejemplo, la baja en las recetas desde que los CDC emitieron pautas para la prescripción de opioides a principios de 2016, lo que resultó en que los médicos recetaran menos opioides y que las aseguradoras proporcionaran menos cobertura para los opioides y el plan de acción contra los opioides de la Adminstración de Medicamentos y Alimentos (FDA, en inglés). Un estudio publicado en JAMA Network Open (Journal of the American Medical Association) reveló que las muertes relacionadas con opioides y opiáceos en Estados Unidos se cuadruplicaron en las dos décadas pasadas y se propagaron rápidamente en los estados del este del país.

Otro estudio, también de JAMA concluyó que, bajo las condiciones actuales, se espera que la crisis de sobredosis de opiáceos empeore; se prevé que las muertes anuales por sobredosis de opiáceos llegarán a casi 82,000 en 2025, con un resultado de aproximadamente 700,000 muertes entre 2016 y 2025.

Mientras que en Puerto Rico, el artículo de Associated Press "Reportan aumento dramático de sobredosis por opioides" informa que para 2017 hubo más de 600 sobredosis que incluyeron fentanilo y 60 muertes, la mayoría de ellas antes del paso del huracán María. Esta cifra representa un fuerte aumento respecto las 200 sobredosis y ocho muertes del año previo. Aunque no alcanza los niveles epidémicos de Estados Unidos, las autoridades creen que puede llegar a equipararse en el futuro cercano. La Administración de Control de Drogas de Estados Unidos y organizaciones de Puerto Rico sin fines de lucro dicen que la información oficial no refleja el verdadero alcance de la situación porque el gobierno de la isla no lleva una cuenta apropiada de las muertes y las sobredosis.

Lo que ocurre en tu cuerpo cuando usas opiodes indebidamente

A corto plazo:

• Sensación de tranquilidad

• Somnolencia

• Confusión

• Respiración lenta o que se detiene completamente (puede causar una sobredosis mortal)

• Náuseas

• Vómitos

• Estreñimiento

A largo plazo:

• Adicción

• Infecciones cardíacas

• Infecciones pulmonares

• Dolor muscular

Recuerda que, cuando te conviertes en adicto a los opioides, la droga puede adueñarse de tu vida. Conseguir más opioides y lograr ese estado de euforia puede llegar a ser lo único en lo que piensas. Y eso hace que resulte difícil disfrutar de cosas que antes te hacían feliz.


💬Ver 0 comentarios