Sachira Rodríguez y su esposo Jovan Latorre presentan sus tres bebidas artesanales: Pitahaya y Playa, con una base de champán; Mangó y Miel, con una base de whiskey; y Acerola y Cha Chá, con vodka. (Suministrada)

La sangría, esa bebida que se obtiene de la mezcla de vino con otros ingredientes, como licores, jugos y refrescos, tiene mucho arraigo en Puerto Rico, tanto entre los jóvenes como en los más adultos. Sobre todo, porque al vivir en el trópico, su refrescante sabor siempre es bienvenido.

Para la joven emprendedora Sachira Rodríguez y su esposo Jovan Latorre, además de que es su bebida favorita, ahora también es el motor de su nuevo negocio, la marca St.Gría, desarrollada artesanalmente y con la que apuestan por un nuevo culto a esta bebida. Sobre todo, porque saben que han creado sabores diferentes e inesperados.

“El producto nace del gusto por la sangría, de celebrar los pequeños momentos, de ofrecer algo único y saludable en el mercado. Estas mezclas se crean con el fin de llegar a un paladar más exigente que busca un coctel de calidad, frutoso, fresco, refrescante y sobre todo diferente”, asegura la empresaria, quien también quiere motivar a los demás a confiar en su potencial y a “celebrar que somos sabrosos, únicos y diferentes”.

Pero, sobre todo, la empresaria resalta la calidad de los ingredientes que utiliza. “Además de los ingredientes regulares que se utilizan en una sangría, nosotros le añadimos otros agentes modificadores que son lo que hacen que sea diferente. Los colores que se logran son únicos, aparte de que más allá de querer vender la sangría, me gusta empoderar y animar a las personas a que hagan todo lo que se propongan. Lo que quiero es que las prueben, que sientan que es una bebida que te la mereces y que quieres celebrar con ella”, enfatiza la joven.

De ese entusiasmo, hasta ahora han nacido tres bebidas artesanales “premium” con sabores muy diferente y cada uno con una característica especial: Pitahaya y Playa, con una base de champán “y un toquecito de coco”; Mangó y Miel, con una base de whiskey; y Acerola y Cha Chá, con vodka y un toque de infusión de jengibre.

El concepto de la marca St.Gría es crear sangrías premium con destilados de calidad, con especias, teses e ingredientes diferentes para lograr un paladar único.

Esta es una empresa que se venía gestando desde hace mucho tiempo y que Rodriguez había pospuesto para seguir en su profesión como publicista. Perder el empleo fue el empujón que necesitaba para poner en práctica la idea que siempre la había tentado, abrir una fábrica y crear sus propias mezclas y sabores.

A mí siempre me ha gustado la sangría y a todos los sitios que iba era lo que pedía. Luego de quedarme sin trabajo, en la búsqueda de hacer algo nuevo, comencé a inventar estas mezclas y a dar a probar a los amigos y a la familia. Hasta que un día me di cuenta de que gustaban, vi el potencial que tenía y me decidí a tratarlo”, explica la joven de 30 años.

En marzo de este año, después de un año y medio de preparación y a punto de hacer su primera producción, llegó el cierre debido a la pandemia y el proyecto volvió a posponerse.

En estos días el matrimonio está de celebración porque, según se ha ido normalizando las aperturas de los negocios, han comenzado de lleno en la producción de sus sangrías.

“Básicamente, el concepto es crear sangrías premium con destilados de calidad, con especias, teses e ingredientes diferentes que hacen un paladar único. Nuestras sangrías no tienen preservativos y ni azúcar añadida. Por eso digo que son un poco más saludables para las personas que quieren beber algo rico, pero cuidando lo que toman”, afirma Sachira, mientras asegura que el insumo de todo el que prueba los diferentes sabores de su producto, es muy positivo.

De hecho, resalta que en Puerto Rico no hay un espacio como el que ha creado donde solo se vende una sangría exclusiva. “Somos una fábrica que abre sus puertas para que veas cómo trabajamos. Tenemos una tiendita donde se puede conseguir varios artículos, como stickers, vasitos, camisetas. Hemos creado una marca para que la gente sienta que está consumiendo algo diferente, bueno y de calidad”.

Pero, sobre todo, le ilusiona la idea de que la marca que han desarrollado “es patrocinadora de celebrar la vida, los grandes y pequeños logros que tenemos diariamente”.

La empresaria destaca que, debido a que las sangrías no tienen preservativos, deben mantenerse en nevera para mantener el agente de color en la fruta activo. Además, explica que tiene una duración de dos a tres meses en nevera (sin abrir) y una vez abierto puede durar fresco en nevera hasta una semana.

Más información

La fábrica, ubicada en la Ave. Andalucía #426, Puerto Nuevo, opera de martes a viernes 1:00 a 6:00 p.m. y sábado de 10:00 a.m. a 2:00 p.m. El cliente puede visitar la tienda, hacer su orden por teléfono y recoger o visitar la página www.stgria.com y comprar directamente. También hacen entrega a domicilio en el área metropolitana.