Habilidad, experiencia y dominio se unen en la fabricación de las barricas. El artesano debe poder detectar cuándo la madera está tostada o carbonizada lo suficiente para servir su propósito en el proceso de reposo del whisky.
Habilidad, experiencia y dominio se unen en la fabricación de las barricas. El artesano debe poder detectar cuándo la madera está tostada o carbonizada lo suficiente para servir su propósito en el proceso de reposo del whisky. (Steve McCurry) (Suministrada)

El proceso de elaborar un licor es uno sumamente complejo, en el cual hasta el más mínimo detalle influye en el resultado final que luego es degustado por los consumidores. En el caso del whisky escocés The Macallan, la madera que se utiliza para resguardar su producto es tan importante que hay una persona, conocida como el Maestro de la Madera, que se encarga de supervisar todo el proceso de la selección de los árboles hasta que son elaborados en una barrica que se utilizará en el proceso de reposo.