Ambas extrañan la isla, por eso intentan rendirle honor con los platos que le presentan al mundo. (Suministrada)

Desde que la mayor parte del mundo fue puesto en cuarentena para evitar la propagación del COVID-19, muchos vieron la crisis como una oportunidad de experimentar nuevas facetas. Tal es el caso de la maquillista profesional Omallys Hopper y la enfermera graduada Ivelissa Ríos, dos boricuas radicadas en los Estados Unidos que –independientemente- decidieron llevar su afición por la cocina a Tik Tok.

Solo basta ver un vídeo de estas dos amantes de la gastronomía para querer aprender a cocinar, o al menos intentarlo. Su carisma, espontaneidad y ocurrencias hacen de cualquier receta un plato digno de querer probar.

“Siempre me encantó cocinar con mi abuelita y mi mamá. De parte de mi mamá tengo cuatro tías y toditas siempre han cocinado juntas, bailando en la cocina. Siempre era una competencia entre ellas mismas sobre quién cocinaba mejor, pero mi abuelita se gana el agüeybaná de oro porque cocina mucho mejor que ellas y yo siempre me sentaba en una esquina viendo todo lo que ellas hacían”, de ahí surge el conocimiento de Hopper quien ya cuenta con más de 139 mil seguidores en Tik Tok.

La historia de Ríos es distinta. Según contó la profesional de salud, no sabía nada de temas de cocina, pero sus amigas sí. Ante ese panorama no quiso estar en desventaja entre su núcleo amistoso y decidió aprender luego de los 35 años con libros de cocinas y vídeos de YouTube.

“Ahora tengo 43 años. Me da hasta bochorno contarlo, pero aprendí a cocinar hacer unos añitos. Mi esposo era el que cocinaba, pero me tocó aprender y vi que empecé a desarrollar mi propio sazón y lo demás es historia”, mencionó con el estilo que la distingue. Actualmente, el Tik Tok de “Ivelissa riendo y comiendo” tiene más de 180 mil seguidores.

Las puertorriqueñas –quienes han colaborado juntas- coincidieron en que fue la emergencia de salud mundial la que las movió a las redes sociales para poder conectar con sus familiares y, a su vez, entretener a quienes disponían de tiempo libre. Sin embargo, nunca imaginaron que sus vídeos iban a hacerse virales.

“Cuando descargué la aplicación (Tik Tok) vi que la gente posteaba recetas que yo hacía con otros ingredientes. Además sabía que los podía poner a gozar”, precisó sin pretensiones la madre de tres hijos que con su frase “sígueme pa’ que te jaltes” ha logrado viralizar las recetas de arroz blanco, tostones y mofongo.

Omi tampoco esperaba que la gente se fuera identificar con sus platos e, incluso, les recordara a ciertos momentos de su vida.

“Muchos se acercan diciéndome que alguna receta le recordó a su mamá ya fallecida. Otros me han dicho que han perdido a sus esposas y yo les estoy enseñando a cocinar para sus hijos. Eso a mí me pone tan contenta y alegre. Ahora me motiva mucho más a hacer las recetas. Lo que yo pensaba que era básico o simple, son recetas que muchos latinos no lograron aprender”, detalló la creadora de la “alcapu-dona”, una dona en forma de alcapurria.

Ambas extrañan la isla, por eso intentan rendirle honor con los platos que le presentan al mundo. Las cocineras revelaron que utilizan productos similares a los que se consiguen en Puerto Rico para que sus seguidores prueben y tengan una parte de boricua en sus mesas.

“Cuando llegué a Rhode Island a los 11 años fui muy afortunada de que mi mamá no quería que se me olvidara ni mi idioma ni mi cultura. Aparte de que tengo muy buena relación con la familia que me queda en Puerto Rico. Ella me enviaba a Puerto Rico todos los veranos y por eso es que muchas cosas las tengo en mi cocina gracias a esa oportunidad”, sostuvo Hopper quien es natural de Río Grande.

Ríos es de Corozal y vive en Orlando, Florida y mencionó en entrevista que lo más que extraña de la isla es el chinchorreo y el calor familiar, sobre todo, la comida y el “sazón poderoso” de Puerto Rico. “Afortunadamente Orlando es el municipio 79 de Puerto Rico y hay muchas tiendas latinas que me permiten llevar a mi alacena el sabor borincano. Yo me seguiré encargando de compartirlo con el universo”.