El cierre, por parte de oficiales del Departamento de Salud, de un restaurante que no cumplía con las medidas de salubridad revive el debate sobre cómo los comensales pueden asegurarse de que los alimentos que consumen son manejados de forma adecuada. (Shutterstock)

“Abrir un restaurante es fácil, lo difícil es mantenerlo”, asegura Wilo Benet chef y propietario de Wilo Eatery and Bar. “Erróneamente, hay gente que piensa que la dificultad está en inaugurar un restaurante, y están equivocados. Es probable que este fracase si se monta sin tener el presupuesto y el entrenamiento necesarios. Son muchos los factores que entran en juego para tener éxito y uno de los más importantes es entender el oficio. El mundo de la gastronomía no es la excepción. En nuestro caso se trata de un tema de salud. No dominar la técnica de mantener limpio un lugar y manejar los alimentos correctamente es grave, porque estás lidiando con la salud del público”.