Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Factores como la escasez de tiempo, la prisa y ajustes en el presupuesto para la compra de decoración navideña pueden echar a perder la ambientación del hogar.
Factores como la escasez de tiempo, la prisa y ajustes en el presupuesto para la compra de decoración navideña pueden echar a perder la ambientación del hogar. (David Villafane/Staff)

Con el disfraz de Halloween sin estrenar y las tradicionales calabazas de plástico repletas de dulces a la espera del popular “Trick or treat”, la mayoría de los comercios y algunos hogares puertorriqueños le abrieron paso al protagonista y rey de la Navidad: el árbol. Aunque todos se parecen, la realidad es que, año tras año, en la búsqueda, los consumidores se encuentran con una extensa variedad de estilos, tamaños, colores y materiales.

💬Ver comentarios