Desde la izquierda, Richard, Bernardo y Cordell Medina.
Desde la izquierda, Richard, Bernardo y Cordell Medina. (Suministrada)

Yo: Cuando los nenes y yo nos conocimos, hace ya cerca de 15 años (adopté mis hijos, quienes ahora tienen 20 y 23 años), les dije que mi apodo era ‘Doddy’ que era lo más cerca a daddy sin decirme Bernardo. Y Doddy me llamaron el primer año. Un buen día me dijeron “a ti nadie te dice Doddy solo nosotros, ¿verdad?”. Y desde ahí me dicen papi y ya. Ahora cuando los ignoro, me gritan Bernardo Medina Colón o cuando no quiero contestar me dicen Elsie Colón, que es el nombre de mi madre.

Cordell: Pues fuimos un 24 de diciembre a Machu Pichu y pasamos Navidad allá. Luego de tanto viaje, avión, tren, autos y buses por fin llegamos a la cima y pudimos caminar por los templos y ruinas. Cordell era “early” adolescente y al llegar preguntó:

-”¿Entonces todo esto es para ver estas piedras?

- Bueno sí, pero no son exactamente piedras.

-Papa... son piedras, tipo Lego, pero piedras.

-Claro Cord, pero están cortadas con precisión matemática y engranan unas con otras geométricamente perfectas y cuando las hicieron no había metal.

-Brutal papi, pero, ¿lo que vinimos a ver fueron estas piedras geotérmicas algo?

-Pues sí. Vinimos a ver estas piedras.

-Súper. Ya las vi, cool. Nos podemos ir. Brutales las piedras cortadas. Uhhhhhhhh, si no había metal, seguro las cortaron con láser.”

Richard: Como con 14 o 15 años.

-Papá, me aceptaron en lo del verano de Harvard, el curso de neurobiología.

-Brutal, súper, espectacular, te felicito. ¿Es clase a.m. y campamento p.m.?

-No papi, es un curso de neurociencia, “all day”.

-All day all summer, no sports? No creo. Vas a remar en el Río Charles con el equipo de “rowing” de Harvard, ese es el “deal”.

Richard fue a matricularse al “rowing” y supuestamente no había espacio. Ya mi “past roomate” en Luxemburgo y querido amigo Diego, había coordinado el espacio para Richard en el “rowing team”.

-Richard, me tienes que enviar una foto cada vez que remes CON fecha. Mínimo dos veces en semana.

Y comenzaron a llegar las fotos. Pero un día Cordell me dice: “fíjate bien pa’, son las mismas olas. Richard no rema na’, se cambia la camisa en photoshop. Es la misma fotoooo”.

La paternidad es un milagro que se activa todos los días. Estas son mis tres pesetas.

1. Procura “build memories”. Estas serán sus historias para atesorar. Aunque al momento te digan que no les gustó, lo recordarán y contarán.

2. Observa que sepan de comida, cultura, barrio y ciudad, deportes, política, moda y limpieza. Te lo agradecerán cuando empiecen a date o “job hunting” y se den cuenta que tienen temas para conversar.

3. Al final, lo más importante es que sean felices. Ya sean médico o bartender, reguetonero o nerd, el gran objetivo es que sean felices.

Feliz Día de los Padres

Bernardo Medina

💬Ver comentarios