Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Lourdes y Karen Padilla o la pasión por el arte de la repostería que se hornea entre madre e hija. (andre.kang@gfrmedia.com)
Lourdes y Karen Padilla o la pasión por el arte de la repostería que se hornea entre madre e hija. (andre.kang@gfrmedia.com)

La prisa es seria enemiga de los bizcochos que confeccionan Lourdes y Karen Padilla. Nunca es bienvenida en el taller que madre e hija comparten en Guaynabo, donde crean esos dulces ejemplares de repostería fina que desde el 1977 comenzó a trabajar Lourdes -bajo el ala de su abuela Flor- y que desde el 1996 formalizó como su negocio principal.

💬Ver comentarios