Una de las creaciones de Schiaparelli para la colección Haute Couture Spring-Summer 2023 presentada en París.
Una de las creaciones de Schiaparelli para la colección Haute Couture Spring-Summer 2023 presentada en París. (Michel Euler)

Schiaparelli inauguró la temporada de alta costura el lunes con mucha frivolidad glamorosa y siluetas exageradas.

La casa de moda también ofreció versiones surrealistas de los clásicos que se remontan al apogeo de la fundadora, Elsa Schiaparelli, en la década de 1930.

El ambiente en el primer desfile de alta costura primavera-verano de la temporada estuvo animado por acentos dorados y adornos intrincados frente a una gran cantidad de VIP dentro del atrio dorado del Petit Palais.

El diseñador Daniel Roseberry estaba en plena forma, tomando estilos clásicos y dándoles giros inesperados. Un esmoquin oscuro con hombros rígidos de gran tamaño se transformó en un mono minimalista de la era espacial.

Un bustier de bronce reinventado como una concha de ostra gigante se levantó como un abanico para ocultar la cara de la modelo. Sus impresionantes adornos de perlas se plasmaron en capas orgánicas y cristalizadas que muestran la destreza del taller de la casa.

Una miríada de chucherías adornadas, casi parecidas a perlas mojadas, goteaban orgánicamente de una chaqueta bolero inflada como si hubiera sido creada para una princesa marina.

La colección también fue reverencial a la fundadora de la casa, cuya marca única de frivolidad cautivó al público de todo el mundo. Una cabeza de león gigante, repleta de colmillos y melena tupida, agregó un toque llamativo a esta colección. Fue divertido, inventivo e inteligente: un guiño al surrealismo pero también una poderosa declaración sobre el uso de la piel de animal, algo que la marca ya no utiliza.

💬Ver comentarios