Ingrid Alexandra, al centro con vestido rosa, posa junto a las princesas Estelle, Catharina-Amalie, Elisabeth y el pequeño príncipe Charles.
Ingrid Alexandra, al centro con vestido rosa, posa junto a las princesas Estelle, Catharina-Amalie, Elisabeth y el pequeño príncipe Charles. (Lise Aserud)

El gran día para la casa real de Glücksburg ha llegado. La princesa Ingrid Alexandra de Noruega celebra sus 18 años y la familia real del palacio de Oslo ha organizado una cena de gala a la que han asistido otras princesas que, como ella, algún día se convertirán en reinas.

Aunque la fecha de nacimiento de la hija del príncipe heredero Haakon y Mette-Marit es el 21 de enero, es ahora que se han reunido varios representantes de las monarquías del mundo para festejar a la nieta de los actuales reyes, Harald V y Sonia de Noruega.

Elegantemente vestida con un diseño largo de tirantes y varios fruncidos en color morado, Ingrid Alexandra se convirtió en la anfitriona de una gran fiesta, para la que lució la tiara ‘Boucheron Pearl Circle’, que es la misma la misma que porta en las fotos oficiales como princesa heredera.

Esta joya, que data de 1900, era la favorita de la princesa Ragnhild de Noruega, y ahora es el rey Harald quien se la heredó a su nieta como regalo de 18 años.

De entre todos los invitados que se reunieron estuvieron presentes las princesas Estelle de Suecia, Ingrid de Noruega, Amalia de Holanda y Elisabeth de Bélgica, quienes posaron con tiaras como futuras reinas de sus respectivas naciones. Aunque en la imagen de las herederas falta Leonor de Borbón, también futura reina de España, es un hecho que la foto es histórica por su impacto en el futuro femenino de las monarquías europeas.

Un variado grupo de representantes de las monarquías del mundo.
Un variado grupo de representantes de las monarquías del mundo. (Håkon Mosvold Larsen)

La gran gala por los 18 años de la princesa Ingrid Alexandra es el primer evento que se organiza tras la pandemia por COVID-19, de hecho, Amalia, princesa de los Países Bajos, no pudo celebrar su mayoría de edad por la crisis sanitaria y esta es la primera vez que lleva una tiara en público, se trata de la misma que lució su mamá, Máxima de Holanda, en su boda con el rey Willem de Holanda.

El vestido de Elisabeth de Bélgica, en color lila, pertenece a la firma Armani Private Couture de la colección otoño de 2021, en el que colocó una banda morada con la placa de la Orden de Leopoldo, la cual, recibió cuando llegó a la mayoría de edad.

Amalia de Los Países Bajos se decantó por un vestido rosa de crepé con capa de la marca de alta costura Marchesa.

💬Ver comentarios