Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La pintora y grabadora, Myrna Báez, falleció el pasado lunes y dejó una huella imborrable en quienes la conocieron. (Foto: Suministrada)
La pintora y grabadora, Myrna Báez, falleció el pasado lunes y dejó una huella imborrable en quienes la conocieron. (Foto: Suministrada)

“Yo no quiero que me quieran; quiero que me respeten”, dijo una vez Myrna Báez, la pintora y grabadora que acaba de morir. Reclamaba así su autonomía personal y el valor de su trabajo, más allá de toda condescendencia acomodaticia. Sus palabras la definen: son extraordinarias viniendo de una mujer puertorriqueña nacida en los años treinta, cuando el anhelo de las mujeres era (sigue siéndolo para muchas) ser aceptadas, ateniéndose a las circunstancias prevalecientes. No estaba dispuesta a que le impusieran nada: ella sentaba las pautas del juego. Por eso merece el respeto de todos.

💬Ver comentarios