Tanto la reina Elizabeth II como el príncipe Philip fueron vacunados contra el coronavirus a principios de enero. (AP)
La reina Elizabeth II y el príncipe Philip estuvieron casados por más de siete décadas. (archivo)

En septiembre del 2021 sorprendió la noticia de que el testamento del príncipe Philip, esposo de la reina Elizabeth II durante más de siete décadas, sería sellado por 90 años con el objetivo de proteger la dignidad de la soberana.

Dicha decisión fue dada a conocer por el juez de la Alta Corte de Londres y presidente de la División Familiar, Sir Andrew McFarlane, quien aseguró en aquel momento que, “aunque puede haber curiosidad pública sobre las disposiciones privadas que un miembro de la familia real puede elegir en su testamento, no hay ningún interés público verdadero en que el público conozca esta información totalmente privada”.

Lo anterior no sólo generó indignación en muchos ciudadanos británicos, sino en los medios de comunicación alegando que se estaba atentando contra el derecho a la información, uno de ellos fue el diario “The Guardian”, el cual, inició un proceso de apelación de la decisión de la Alta Corte, al impedir que la prensa estuviera presente en la audiencia en la que se tomó la decisión al ser una amenaza a los principios de justicia abierta.

Tras varios meses de investigación, hace unos días se dio a conocer que los jueces de la Corte de Apelaciones, rechazaron la denuncia argumentando que “la audiencia se llevó a cabo en privado por circunstancia excepcionales”, incluso, se aclaró que no se tenía por qué notificar a los medios debido a que eso hubiera generado una “tormenta mediática”.

“No estamos seguros de que haya un interés público especifico en saber cómo se distribuyen las posesiones de la familia real”, sentenciaron los jueces. Cabe aclarar que en dicha audiencia sólo estuvieron presentes el abogado del príncipe Philip, los asesores de la reina Elizabeth II, el asesor del gobierno y el procurador general. Este último, asistió como representante del interés público.

Según la información que se dio, los testamentos de por lo menos 30 miembros de la familia real se encuentran bajo el resguardo de Sir Andrew McFarlane en una caja fuerte como el de la reina madre, la princesa Margareth y el rey Edward VIII.

El príncipe Philip, duque de Edimburgo, falleció el 9 de abril de 2021, tan sólo dos meses antes de cumplir 100 años de edad, lo que lo convirtió en el príncipe consorte más longevo en la historia del Reino Unido.

💬Ver comentarios