Los caficultores bonafides podrán solicitar los incentivos en alguna de las ocho regiones agrícolas para la adquisición de árboles, poda de cafetos, resiembras y siembras ordenadas de café.
Los caficultores bonafides podrán solicitar los incentivos en alguna de las ocho regiones agrícolas para la adquisición de árboles, poda de cafetos, resiembras y siembras ordenadas de café. (Suministrada)

Con el fin de continuar fortaleciendo la industria y garantizar el consumo del producto local, unas 1,700 cuerdas en la isla serán cultivadas con árboles de café, tras una asignación de $2.4 millones mediante el Programa de Incentivos Agrícolas Regionales.

El secretario del Departamento de Agricultura (DA), Ramón González Beiró, explicó que los caficultores bonafides podrán solicitar los incentivos en alguna de las ocho regiones agrícolas para la adquisición de árboles, poda de cafetos, resiembras y siembras ordenadas de café.

“Hemos visto un notable aumento en la producción de la industria cafetalera y queremos que Puerto Rico siga dejando nombre con el café de aquí. Queremos mejorar la productividad, mejorar las cosechas y la comercialización, y en ese sentido el Departamento está identificando los recursos económicos y las herramientas para dirigirlas a nuestros agricultores”, sostuvo González Beiró.

Los fondos estarán disponibles hasta el 30 de septiembre y los solicitantes tendrán que cumplir con los requisitos de elegibilidad. Algunos de ellos son: poseer una tenencia legal vigente, tener registro de la producción, cumplir con la encuesta de la División de Estadísticas del DA, presentar la propuesta del proyecto a incentivar, presentar cotizaciones y otros, dependiendo del programa de café al que se solicite.

“Consciente de los cambios climatológicos y la necesidad apremiante de los caficultores por obtener las ayudas, hemos establecido unos parámetros para otorgar los incentivos de acuerdo con las necesidades que nos han expresado para poder poner a producir sus fincas”, aseveró González Beiró.

Por ello, se incentivará la poda del cafeto, práctica agrícola “fundamental”, según él, que consiste en eliminar parte de la planta para obtener brotes que mejoren la producción. El DA proveerá una ayuda económica de $50 por cuerda podada. Además, se otorgará un vale para la adquisición de fertilizantes de $75 por cuerda. El mínimo de aprobación es de una cuerda y el máximo es de 10 cuerdas, por agricultor y por año.

“Vamos a seguir inyectándole a la agricultura a favor de nuestros agroempresarios y nuestra población”, dijo el secretario, quién mencionó que, la pasada cosecha fue de 40,000 quintales y con este esfuerzo la meta será alcanzar los 100,000 quintales para el 2026.

Añadió que los incentivos están bajo tres categorías, según dispone la orden administrativa que estará vigente hasta el 30 de junio de 2023. Siembras Nuevas de Café, consiste en la otorgación del donativo de un vale de 1,000 árboles de café por cuerda, hasta un máximo de 20 cuerdas por agricultor y por año, cuyo valor de orden de compra es de $900.

Además, se otorgarán vales para fertilizantes, carbonato calizo y plaguicidas. La orden de compra para los fertilizantes es por un valor de $150, plaguicidas de $100 y el carbonato calizo por un valor de $200.

Mientras que el Programa de Resiembra y Siembras Ordenadas de Café, dirigido a mantener la producción estable, se incentivará con una orden de compra de 60 centavos por árbol de café, hasta un máximo de 5,000 arbolitos por agricultor por año, a razón de 1,000 arbolitos por cuerda. El valor de venta del árbol es de $90 centavos. El pago del agricultor será solo de 30 centavos.

💬Ver comentarios