Numerosas personas se acercaron hasta las gasolineras en horas de la mañana para llenar el tanque de sus vehículos y también para colectar gasolina para sus plantas eléctricas. ( [email protected] .com)

Aunque la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) espera reestablecer el servicio energético antes de que culmine el día, miles de puertorriqueños se han lanzado a la calle en busca de gasolina para sus vehículos y generadores eléctricos en respuesta al apagón general que se produjo en toda la isla tras el poderoso terremoto de magnitud 6.4 grados de esta madrugada.

“Hay mucha actividad, mucho deseo por los combustibles. Creo que la gente se está preparando porque no sabe cuándo de verdad regresará la luz. Recogen gasolina para la planta eléctrica y de vez llenan el tanque de sus vehículos, pero todavía no estamos a los niveles que vimos después del huracán (María en el 2017). Las filas están como a un 60% de las que vimos en el huracán”, aseguró el presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina de Puerto Rico (ADGPR), Rafael Mercado.

“El problema que podemos enfrentar es con la distribución. Viene la gente, llenan los tanques, vacían las estaciones y quizás los mayoristas tardan en reaccionar, pero la gasolina va a llegar”, añadió Mercado, quien indicó que hay abastos de gasolina para unos 25 a 30 días en la isla.

Asimismo, indicó que el tráfico pesado en algunas de las principales carreteras del país, como el puente de la PR-2 a la altura del municipio de Yauco, que sufrió desprendimiento de su base y ha sido cerrado, puede retrasar las rutas de reabastecimiento, pero hay múltiples vías alternas disponibles para los transportistas.

En horas de la mañana, El Nuevo Día visitó varios puestos de gasolina en el área metropolitana y encontró diferentes escenarios.

En una gasolinera Shell de la Avenida Domenech, el riopedrense Wilfredo López paró a comprar varias bolsas de hielo y llenar varios envases de gasolina para su generador eléctrico. “Yo escuché las gasolineras se estaban llenando y dije ‘vamos a echar gasolina ahora’ porque después se abarrotan demasiado.”

A eso hizo eco su pasajera, Juana Huaca, quien añadió que “vamos a estar sin luz mucho tiempo”, a pesar de que la AEE dijo que espera resolver las averías que ocasionó el terremoto de magnitud 6.4 antes que culmine el día de hoy.

El gerente de esa estación, Wilfredo Fuentes, indicó que cientos de personas han llegado a hacer lo mismo que López y Huaca desde las 6:00 AM.

“El volumen (de clientes) no ha bajado en cuanto al producto principal que es la gasolina y, obviamente, otros misceláneos como aceite para las plantas (eléctricas) y otros lubricantes. Ahora mismo estamos trabajando la venta del hielo y el agua y otros productos de primera necesidad”, indicó Fuentes.

Asimismo, indicó que no espera ningún retraso en el reabastecimiento de sus tanques de gasolina, así que instó a las personas a mantener la calma.

A eso de las 10:00 a.m., otra gasolinera Shell en la Calle Teniente César González no estaba despachando gasolina porque su generador eléctrico había fallado un par de horas antes, como informó la gerencia. Allí, había llegado a llenar el tanque de su pickup, Lilliam Ferreira, quien salió de su casa en el municipio de Salinas una cita médica en el Hospital Auxilio Mutuo en la capital.

“El movimiento (terremoto) de las 4:30 de la mañana nos levantó. Vivimos cerca de la Central Aguirre e inmediatamente se nos fue la luz cuando la central se fue en ‘shutdown’. Venimos a echar gasolina, pero en esta gasolinera tan grande no hay luz, así que nos vamos a mover a una que está por aquí cerca”, dijo Ferreira.

Por su parte, el vecino de Río Piedras, Elías Trujillo, indicó que fue a echar gasolina “porque tenía medio tanque y estaba preocupado por las filas tan largas que se forman” La gasolinera Puma donde llenó su tanque fue la tercera o cuarta que visitó ya que las demás estaban cerradas debido a la falta de electricidad o abarrotadas por consumidores.

En la misma gasolinera, Luis Iturrino vino desde Río Grande a dejar a su esposa en el Hospital del Maestro, donde labora como enfermera. Iturrino informó que echaba gasolina por “el terremoto y porque me voy de viaje y tengo que mantenerlo lleno. Esta es la gasolinera más fácil que vimos”. El resto de las gasolineras que vio aledañas a la PR-3 tenían largas filas.

Sin embargo, otros boricuas, como Jeffrard Dejoie, continúan con su día normal. De hecho, el riopedrense echaba gasolina antes de continuar su viaje al municipio de Rincón. “Sigo con mi día normal. A surfear voy. Las olas están buenas en Rincón”, dijo.

Varios de los entrevistados indicaron que no esperaron más de diez minutos para echar gasolina. Sin embargo, el presidente de ADGPR indicó que esa espera puede incrementar, especialmente en las gasolineras más concurridas cercanas a las principales vías de rodaje en toda la isla, según ha palpado en Mayagüez, Hormigueros y San Germán a lo largo de la PR-2.


💬Ver 0 comentarios