La actividad económica ha disminuido porque muchos de los clientes no pernoctan por el área o permanecen refugiados

Guayanilla - A media tarde de un viernes cualquiera, en el barrio Playa habría un ambiente vibrante. Música, comida y bebida serían la orden del día. El tráfico estaría pesado. No habría que ser experto para concluir que se trata de un importante eje económico para este municipio.

Pero esa no era la escena hoy.

En la zona, conocida por sus restaurantes especializados en frutos del mar, apenas había gente. Solo cuatro establecimientos estaban abiertos y los comensales podían contarse con los dedos de las manos.

En Playa, el panorama cambió desde el pasado Día de Reyes, cuando ocurrió un temblor de magnitud 5.8, al que le siguió, en la madrugada siguiente, un terremoto de 6.4.

A consecuencia de los sismos y sus réplicas, un puente en la principal vía de acceso –desde el barrio Magas– permanece cerrado. Además, una veintena de tuberías de acueductos se rompió, lo que redunda en un servicio de agua intermitente y salideros en las calles.

Nos estamos afectando bastante. El puente está cerrado, no siempre hay agua y la gente está asustada. La economía ha bajado, estamos en crisis”, dijo Michael Miller, dueño del restaurante Michael Miller Seafood & Steakhouse.

Hoy fue el primer día que Miller abrió su negocio desde el pasado 6 de enero. Pasadas las 2:00 p.m., apenas había atendido a tres clientes.

“Es difícil. No sé cómo vamos a superar esto. Si el acceso está cerrado, la gente no llega. Esa debe ser la primera prioridad del gobierno para esta zona”, añadió el comerciante, quien describió sus pérdidas como “significativas”. A modo de ejemplo, contó que el Día de Reyes suele hacer $7,000 en ventas, pero en esta ocasión cerró la caja con $600.

“Se perdió todo… carnes, churrasco, pulpo, langosta. Tenía $11,000 en inventario y todo se perdió, aparte de las copas que se rompieron y el televisor”, agregó Miller, quien ya inició una reclamación ante su compañía de seguros.

Ese mismo trámite emprendieron Yamary Vega y su esposo, quien son los propietarios del restaurante El Castillo del Rey. Cuando El Nuevo Día visitó el establecimiento, no había clientes. De ocho empleados que suelen trabajar los viernes por la tarde, solo había tres.

“La gente cree que no puede llegar al área, porque el puente está cerrado, y las ventas han bajado. Solo llega gente local. Los turistas no saben que pueden llegar por otras vías”, dijo Vega, al relatar que algunos comensales han llegado al restaurante y se van porque los sorprende una réplica.

Me dicen: ‘Mejor dame la comida para llevar”, y se van.Aún estamos contabilizando las pérdidas, pero el impacto económico ha sido grande. Además, tuvimos que invertir en un nuevo generador, porque el que teníamos se dañó. Y hoy, por ejemplo, el agua que tenemos es de cisterna”, señaló, al tiempo que mostraba las grietas que los sismos han demarcado en el piso del local.

Miller y Vega coincidieron en que el gobierno –municipal, estatal o federal– debería darles algún tipo de indemnización a los comerciantes de Playa para superar sus pérdidas económicas.

Otro que también ha experimentado bajas en sus ventas es Edwin Alvarado, dueño del Colmado Cafetín Edwin. Afirmó que, en lo que va de mes, sus pérdidas ascienden a 10%.

“Estoy cerrando el colmado dos horas antes porque la gente no viene. En Playa apenas hay gente. Las personas se han ido a los refugios porque sus casas se afectaron con los temblores, y tampoco están viniendo visitantes. Hay que reparar las calles y los servicios de luz y agua para que la gente empiece a venir de nuevo”, declaró Alvarado.

El alcalde Nelson Torres Yordán dijo ser consciente del impacto económico de los temblores en Playa y los demás barrios de este municipio.

Reconoció, asimismo, que el ayuntamiento está perdiendo dinero por concepto de patentes e impuestos, debido a que “muchos comercios” aún no han reanudado operaciones.

“Los comercios también sufrieron daños… no fueron solo las casas. Están reabriendo poco a poco, pero habrá algunos que no volverán a abrir. Uno lo sabe al ver la magnitud de los daños que tuvieron”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios