Carlos Flores recalcó que el pedido es que no se pierdan esas cosechas y aseguró que los agricultores del área están dispuestos a dar empleo. (GFR Media)

A pesar de que la agricultura de la zona suroeste del país no ha sufrido los estragos directos de los movimientos sísmicos, sí se encuentra seriamente amenazada por la escasez de mano de obra que ha provocado la situación de emergencia que prevalece en los pueblos de esa región.

“Hemos aprendido que los terremotos no son tan destructivos para el sector agrícola, no hemos tenido ninguna reducción o baja en producción, ni en siembra, ni ninguna intención de agricultores de reducir el plan de crecimiento que llevan. Todo ha seguido la marcha normal”, expresó el secretario del Departamento de Agricultura, Carlos Flores.

Se trata de un panorama que dista mucho de los graves daños que provocan los huracanes, inundaciones o las sequías a los trabajadores de la tierra.

Con esa apreciación coincidió el director ejecutivo de la Asociación de Agricultores, José López, que indicó que la entidad tampoco ha recibido informes de daños a cosechas en las fincas.

“En general hasta el momento no hemos escuchado todavía de ninguna pérdida directa ni de estructura, ni que se hayan afectado las cosechas directamente con este evento. Lo que ha sucedido es que los agricultores están reportando pérdidas en cosechas porque obreros agrícolas que han tenido daños personales o en su familia no han ido a trabajar”, sostuvo López.

Esa queja también llegó al secretario, que invitó a los trabajadores a integrarse a la labor agrícola. “Lo que nos dicen es que están necesitando mano de obra. Necesitan que lleguen obreros para recoger cosechas. Hay una actividad agrícola que se está llevando a cabo, y han tenido reducción de empleados”, señaló.

Flores recalcó que el pedido es que no se pierdan esas cosechas y aseguró que los agricultores del área están dispuestos a dar empleo. Aclaró que los que laboren en esas tareas agrícolas no pierden ningún beneficio de ayuda social por lo que no deben temer la pérdida de otros ingresos.

“Los agricultores están dispuestos. Hubo reducción, bajó de momento, por lo que están pidiendo que lleguen a la finca porque hay trabajo”, dijo

En su llamado a los trabajadores del área, insistió en que hay empleo, que es un buen empleo y además van estar cerca de donde ellos viven o están ahora. “Van a estar laborando además en el sector agrícola, que es un sector que se ha mantenido pujante”, dijo.

López agregó que durante el día de ayer lunes la Asociación de Agricultores, con la participación de un grupo de agricultores y la colaboración de Puerto Rico Farm Credit y de varias empresas privadas visitaron la zona donde están los refugiados en Guánica en una actividad que bautizaron como “agroayuda” y en la que donaron productos agrícolas y viandas frescas, ofrecidas por agricultores del área.

Durante el evento, relató, se confeccionó para los damnificados un sancocho elaborado con productos locales del que se produjeron sobre 13 ollas y se sirvieron sobre 500 platos.


💬Ver 0 comentarios