Bolsa de valores 04:59 AM
S&P 500
5447.87
-0.31%
·
Dow Jones
39411.21
0.67%
·
Nasdaq
17500.60
-1.07%
Noticia
Basado en hechos que el periodista haya observado y verificado de primera mano, o en información verificada que proviene de fuentes bien informadas.
Sigue el aroma del café en Puerto Rico

Unos 24 pueblos integran la zona cafetalera de la isla, que abarca 2,578 fincas y 35 haciendas dedicadas a la siembra y procesamiento del grano

9 de junio de 2024 - 11:10 PM

El grano más común, cultivado en la isla, es el arábica, según Martínez Rivera. (Isabel Ferre Sadurni Photography)

Sin dudas, el aroma a café en las mañanas se convierte en un ritual para miles de puertorriqueños que sucumben frente al delicado elixir, antes de adentrarse en la faena diaria.

Su exquisito sabor despierta los sentidos de aquellos que atesoran el fruto, introducido en la isla para el 1736 y, que es cosechado en más de una veintena pueblos que integran la zona cafetalera de Puerto Rico.

No obstante, la calidad del café boricua no surge por casualidad, sino porque el archipiélago es parte del cinturón cafetero, una franja del globo terráqueo que reúne las condiciones ideales para el cultivo del producto.

De acuerdo con el técnico agroforestal David Martínez Rivera, “Puerto Rico está entre el trópico de Cáncer y el trópico de Capricornio, que es un área del cinturón verde de producción de café a nivel mundial, extraordinaria”.

El área también incluye regiones productoras de Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Etiopía, Vietnam, Indonesia, Tailandia, Costa de Marfil, entre otros países.

“Se le llama así (cinturón cafetero), porque, si observas esta zona del planeta se puede notar que forma un cinturón”, detalló el egresado de la Universidad de Puerto Rico en Utuado.

Según el Departamento de Agricultura, la zona cafetalera de Puerto Rico es integrada por 24 pueblos. Estos son: Moca, San Germán, Sabana Grande, Yauco, Maricao, Las Marías, Mayagüez, Añasco, San Sebastián, Lares, Aguada, Rincón, Yauco, Utuado, Adjuntas, Peñuelas, Ponce, Guayanilla, Jayuya, Ciales, Orocovis, Villalba, Juana Díaz y Hormigueros.

Aunque siembran el grano, los municipios de San Lorenzo, Cayey y Barranquitas aún no están registrados en el Servicio de Extensión Agrícola, un paso necesario para ser parte de la zona cafetalera, confirmó la agencia.

Asimismo, Agricultura destacó que, “actualmente, hay aproximadamente, unas 2,578 fincas y quedan alrededor de 35 haciendas cafetaleras. Además, la industria del café aporta cerca de 10,000 empleos en todo el proceso y se producen 45,000 quintales al año”.

Entre las variedades de café que se cultivan localmente, se encuentran: “frontón, limaní, obatá y marsellesa”. Mientras que el grano más común es el arábica.

“La variedad frontón salió del barrio Frontón de Ciales. Mientras que, limaní sale de la estación de Adjuntas. El obatá y marsellesa que fueron las últimas que llegaron después del huracán María, a través de Hispanic Federation, que la trajo Puerto Rico Coffee Roasters porque no se conseguía semilla y ha tenido buena aceptación”, apuntó Martínez Rivera.

Otras selecciones que se usaban en el pasado son la caturra, mundonuevo y borbón.

“Ahora mismo, la vas a encontrar única y exclusivamente en coleccionistas o pequeños productores que tienen nichos de producción que producen para café especial. Pero no se está utilizando a nivel comercial porque son variedades que son susceptibles a la roya (hongo)”, lamentó.

En cuanto al proceso, según el experto, “comienza desde la variedad, en cuestión, que nosotros escogemos para sembrar, las condiciones climáticas perfectas para que ese café pueda crecer al modo agronómico que manda”.

“Por ahí se seleccionan los mejores granos y de los mejores granos, el mejor tueste para entonces elaborar un café de calidad. El proceso va desde que se germina hasta que se siembra, que entonces empieza a ver los primeros granos, estamos hablando de dos años”, apuntó el experto en restauración de suelos degradados.

“Luego, la vida útil del árbol, dándole poda cada seis a siete años con un buen mantenimiento, dura alrededor de 21 años el ciclo productivo del árbol”, resaltó el también asesor técnico de Café Lareño.

Otro factor relevante es la elevación del terreno.

“En Puerto Rico, se puede producir café a una altura de hasta 3,000 pies sobre el nivel del mar. Si buscamos cerca de Jayuya, el Cerro Maravilla, hay muchas áreas que sobrepasan los 2,500 a 3,000 pies sobre el nivel del mar, son condiciones ideales climáticas, pero no necesariamente las condiciones del suelo son propias para el café”, explicó.

Igualmente, insistió en la importancia de cultivar el café, en sistemas adecuados para su producción.

“Cuando hablamos de café sustentable, café de calidad o calidad especial, siempre que se va a consumir un café, tenemos que mirar el entorno, dónde se está cultivando ese café. Si ese café no está cultivándose en sistemas adecuados para la producción de ese café, pues no podemos hablar de que el café es sustentable o especial”, argumentó.

En tanto, admitió que, “la regla número uno es que (el café) debe ser sembrado bajo sombra porque Puerto Rico, al ser el cambio climático que nos estamos enfrentando a nivel mundial, necesita sombra parcial, de lo contrario, no busque calidad de café a plena exposición solar porque no la va a tener”.

“Esto porque cuando el café pasa de una temperatura de 85 grados Fahrenheit, a nivel de hoja cierra sus estomas y el café cae en un estrés. Entonces, necesita empezar a producir en abundancia el café por estrés, porque la planta interpreta que va a morir, tira descendencia, pero cuando buscas la calidad organoléptica de ese café, no sirve”, confesó.

“Cuando cultivas bajo condiciones climáticas idóneas y ahora más, para el futuro, pasas a desarrollar un café que se tarda más en su crecimiento, en madurar más y eso aumenta una granulometría extraordinaria; el grado de acidez en taza es estupendo”, asintió.



Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: