Para el propietario del coffee shop K-feína,  en Manatí, el concepto “de la finca a la taza” no es un estribillo publicitario sino una experiencia real para los clientes.
Para el propietario del coffee shop K-feína, en Manatí, el concepto “de la finca a la taza” no es un estribillo publicitario sino una experiencia real para los clientes. (XAVIER GARCIA)

Manatí. -Si algo está garantizado en K-feína es la frescura y el sabor único del café que se sirve, pues aquí el concepto “de la finca a la taza” no es un estribillo publicitario sino una experiencia real para los clientes.

Esto nace como una idea de mi viejo y mía, buscando diversificar nuestros productos. Hace 33 años tenemos un beneficiado de café y en el 1999 empezamos a trabajar con la harina de café, entonces decidimos sacarle más provecho al producto que es de calidad, llevándolo hasta la taza. No fue fácil porque la competencia en esta industria es fuerte, pero empezamos visitando las ferias agrícolas por toda la isla, hasta que en 2016 pudimos abrir el local”, explicó Bernardo López Pagán, dueño de la finca Café del Alba, en Ciales, y del “coffee shop” K-feína, ubicado en las montañas del barrio Río Arriba Saliente de Manatí.

El empresario confesó que tuvo sus dudas en cuanto al éxito del negocio, pues no está en una de las carreteras principales de la ciudad, sin embargo, se ha convertido en uno de los lugares favoritos de los manatieños, quienes además del café tradicional recién tostado lo pueden degustar el café con una variedad de sabores como china, coco, brandy, amaretto, chocolate y avellana, entre otros. También tienen un menú que incluye desayunos, arepas y jugos naturales.

“El café que nosotros utilizamos aquí no lo vas a conseguir en ningún otro sitio, porque elaboramos lo que se llama café natural, que se coge la pulpa roja madura y se pone a secar así mismo (al natural). ¿Qué pasa? Toma tanto tiempo en secar ese café que no todo el mundo está dispuesto a esperar”, detalla López Pagán, para quien este acogedor espacio que emula una casita jíbara tiene un significado muy especial, pues lo construyó él mismo junto con su papá.

K-feína abre sus puertas de lunes a sábado de 7:00 a.m. a 4:00 p.m. Los desayunos se sirven hasta las 2:00 p.m. Para más información puede acceder a sus redes sociales.

💬Ver comentarios