Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Las expresiones de Mario Marazzi, director del IEPR (en la foto), levantaron todo tipo de críticas. (ARCHIVO)

Las expresiones del director ejecutivo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR), Mario Marazzi, relacionadas a que en años anteriores se inflaron las ventas artificialmente, lo cual a su vez llevó al endeudamiento excesivo de bonos de Cofina, han sido catalogadas como “una ignorancia” por economistas y exfuncionarios de gobierno, al tiempo que han desmentido tal aseveración.

Gustavo Vélez, presidente de Inteligencia Económica y quien fuera asesor económico del gobernador Aníbal Acevedo Vilá cuando se creó el impuesto sobre ventas y uso (IVU), indicó que la metodología que se usaba para estimar las ventas a la que se refirió Marazzi se diseñó mucho antes de que se pensara en el cierre del gobierno y en aprobar ese impuesto. Dicha metodología se implantó a finales de 2005 y se empezó a diseñar seis años antes. El IVU arrancó el 15 de noviembre de 2006.

“La premisa de que se diseñó para defraudar al mercado es falsa. Cuando se creó esa metodología el IVU no existía y nadie pensaba en crear Cofina (Corporación del Fondo de Interés Apremiante)”, sostuvo Vélez.

Por su parte, Jorge Irizarry, expresidente del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), dijo que las declaraciones de Marazzi carecen de veracidad. “Los estimados de recaudos que aparecen en el documento oficial son muy cercanos a los recaudos del IVU que reporta Hacienda. Si los estimados de ventas utilizados para la oferta de los bonos hubiesen estado inflados, entonces también lo estarían los estimados de recaudos presentados en el documento oficial”, expresó Irizarry, quien es director ejecutivo de la entidad Bonistas del Patio.

En el año fiscal 2014-15 sí hubo una diferencia significativa entre el estimado de recaudos del IVU del Departamento de Hacienda y el recaudo real, pues se recaudó 18% más de lo estimado. Irizarry atribuyó esa discrepancia a que el 1ro de julio de 2015 entró en vigor el alza en el IVU de 7% a 11.5% y los consumidores adelantaron las compras en los meses anteriores, con tal de retrasar el pago del IVU agrandado.

“Alegar que la venta de bonos de Cofina se basó en información errónea y que eso resultó en deuda excesiva, es un acto sin fundamento en la data verdadera. Si Marazzi tuviese razón, los estimados hubiesen sido 27% por encima de los recaudos de Hacienda”, sostuvo Irizarry.

El economista Luis Benítez, quien fuera subdirector de la Compañía de Comercio y Exportación (CCE) y presidente de la Asociación de Economistas, coincidió por separado con los entrevistados, en que la aseveración del director del IEPR es errada. “Los estimados del IVU se hicieron con las cuentas nacionales, mediante la serie de gastos de consumo, que no es para nada lo mismo que las ventas al detal… Cofina y sus estimados de recaudo nunca tuvieron nada que ver con el índice de ventas al detal”, aseveró.

Por su parte, Francisco Chévere, director ejecutivo de la CCE el cuatrienio pasado, explicó que al llegar a la agencia se percató que la metodología del informe de ventas era obsoleta y tan pronto como mayo de 2013 suscribió un acuerdo con el IEPR para el diseño de otra metodología.

Como parte del acuerdo firmado, se incluyó solicitarle información de las ventas a Hacienda. “La información de Hacienda era necesaria para preparar el informe de ventas, pero no es la única fuente”, aclaró Chévere. A fines de 2015, la CCE empezó a usar la metodología diseñada por el IEPR, pero los comercios estaban reacios a dar las cifras, según Chévere, ya que decían que Hacienda ya los tenía.

El acuerdo con Hacienda para que supliera los datos de ventas a la CCE se firmó en octubre de 2016.

Mientras, el economista Antonio Fernós Sagebién señaló que las últimas emisiones de bonos de Cofina se hicieron durante la administración de Luis Fortuño.


💬Ver 0 comentarios