(semisquare-x3)
Una de las restricciones que rechazó la Asociación de Constructores es la imposición de un límite de dos propiedades para alquiler a corto plazo. (GFR Media)

La Asociación de Constructores de Puerto Rico reiteró ayer su oposición al proyecto de ordenanza que pretende regular el negocio de alquiler a corto plazo en el Municipio de San Juan por considerar que no atiende las necesidades existentes.

Emilio Colón Zavala, presidente de la entidad, señaló que la medida carece de requisitos básicos para obtener la licencia propuesta que permitiría que un arrendador pueda alquilar a corto plazo una propiedad.

“El proyecto de ordenanza parece más una medida para aumentar recaudos para la ciudad capital que un mandamiento para establecer un marco reglamentario”, manifestó en una vista pública ante la Legislatura Municipal de San Juan.

Colón Zavala, quien reconoció la importancia de controlar esta actividad, recalcó, además, que la reglamentación debería distinguir entre empresas e individuos que se dedican a este negocio a menor escala.

El Proyecto de Ordenanza 24 serie 2018-2019 busca reglamentar los alquileres a corto plazo en la ciudad capital mediante el establecimiento de un proceso de licencias al uso, que tendrían un costo anual de $250 a $500.

La medida también limitaría a dos la cantidad de propiedades destinadas para este negocio, y una de las unidades deberá ser la residencia principal del arrendador.

Colón Zavala catalogó la restricción de las propiedades como irrazonable y como un menoscabo, además de atentar contra el derecho constitucional al disfrute de la propiedad.

Por su parte, Tomás Ramírez, vicepresidente de la Asociación de Dueños de Paradores y Turismo de Puerto Rico, avaló la ordenanza propuesta, aunque propuso varias enmiendas que buscan atender las preocupaciones de residentes y comerciantes en San Juan y proveer recursos para implementar la reglamentación.

Ramírez sugirió que el pago de las licencias sea de $250 por cada unidad autorizada o aumentar la cuota de registro por unidad a $400 anuales. Esto para cubrir los costos de la administración y monitoreo de los alquileres a corto plazo.

Recomendó, además, aumentar las penalidades por incumplimiento con el reglamento a $1,000 por la primera violación, $5,000 por la segunda y $10,000 por la tercera. La propuesta actual contempla multas que ascenderían a $5,000.

Propuso también imponer un límite de 180 noches anuales de renta y permitir que un arrendador pueda operar un máximo de seis propiedades.

“Creemos que el Proyecto de Ordenanza 24, una vez enmendado, podrá cerrar estas brechas y nos encamina para atender la proliferación descontrolada de los hoteles ilegales y la evasión contributiva de los operadores profesionales”, sostuvo.

Esta fue la sexta vista pública en torno a la medida presentada el pasado 14 de febrero de esteaño por el Municipio de San Juan. La jornada continuará la próxima semana, con vistas que arrancan el lunes, y continúan el martes con diversos deponentes.

Al igual que la Asociación de Dueños de Paradores, la Asociación de Hoteles yTurismo de Puerto Rico avaló la semana pasada el proyecto, aunque propuso varias enmiendas.

Mientras, la Asociación de Vecinos del Viejo San Juan se opuso a la medida por entender que no controla la proliferación de apartamentos para este tipo de arrendamiento en la zona.

Anteayer, la Asociación de Arrendadores de Bienes Inmuebles y la Cámara de Comercio de Puerto Rico mostraron reservas sobre la redacción actual de la ordenanza propuesta, aunque reconocieron la importancia de reglamentar los alquileres a corto plazo.


💬Ver 0 comentarios