Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

banco gubernamental de fomento (semisquare-x3)
La deuda por bonos del BGF asciende a unos $3,877 millones. (Archivo / GFR Media)

El Banco Gubernamental de Fomento (BGF) habría alcanzado el respaldo de más del 50% de los tenedores de su deuda, lo que permitiría que esa dependencia presente el acuerdo de reestructuración (RSA, en inglés) para la consideración de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), supo El Nuevo Día.

Según confirmó hoy el gobierno, el BGF excedió cómodamente la marca de 50%, luego de que el grupo Bonistas del Patio y el grupo Alianza Cooperativa lograran allegar suficientes adeptos al acuerdo que permitiría intercambiar la deuda del BGF por un nuevo instrumento, donde el recorte de principal que recibirá el bonista dependerá de la selección que este realice.

En marzo pasado, el BGF, utilizando a la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) como representante, entró en negociaciones activas con el grupo de bonistas organizados y asesorados por Ducera Partners y que el año pasado intentó concretar un primer acuerdo con el BGF.

En esta ocasión, se le unió el grupo Alianza Cooperativa, encabezado por la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Arecibo (CoopACA) y asesorado financieramente por Atlas Asset Management.

El acuerdo provee para recortes de entre 25 hasta 45 centavos de dólar que a su vez tendrían como contrapeso un nuevo rendimiento por tasa de interés.

El RSA, si se lleva a término, permitiría, particularmente a las cooperativas, absorber de manera paulatina cualquier pérdida de principal.

Sin embargo, analistas de deuda municipal han planteado que la fuente de repago de los nuevos bonos que emitiría el BGF es altamente imprecisa. Esto, porque los nuevos bonos se pagaría del "efectivo" que genere el cobro de préstamos a agencias de gobierno y municipios y la mayor parte de esos financiamientos están fallidos.

La deuda por bonos del BGF asciende a unos $3,877 millones.

Sin embargo, el BGF también debe a los municipios y a las propias agencias del Gobierno unos $3,500 millones por concepto de depósitos que debió proteger y que tampoco ha honrado.

Ya, varios municipios han señalado que retarán el pacto con los bonistas. Esto, porque los depositantes tendrían que aceptar la pérdida de su dinero en la misma proporción que los bonistas, es decir con recortes de entre 25% a 45% de sus ahorros, pero tendrían que pagar el 100% de los préstamos que tomaron con el BGF, si es el caso.

El RSA del BGF sería el segundo de tipo voluntario que alcanza el gobierno de Puerto Rico desde que en 2015, su otrora gobernador, Alejandro García Padilla, dijo que la deuda era "impagable". A su vez, sería el primer pacto que logra la administración de Ricardo Rosselló Nevares y el primero, desde que entró en vigencia la ley federal PROMESA y su título VI, que provee para acuerdos voluntarios.

Para que el acuerdo se concrete, sin embargo, el BGF y la AAFAF tendrán que superar múltiples criterios, entre ellos, lograr el aval de la JSF.

Al presente, la JSF tiene ante su consideración el RSA de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que se logró antes de la vigencia de PROMESA, pero se enmendó sustancialmente este año. A la fecha, aunque el RSA de la AEE expira esta semana, la AAFAF confirmó a El Nuevo Día que todavía trabaja en varios de los pedidos hechos por la JSF para completar el análisis del plan fiscal de la AEE y por ende, de la transacción.


💬Ver 0 comentarios